Cargando
  30 de Julio de 2014

Bee Gees (1965-66). La etapa australiana en Festival y Spin

Bee Gees, 1967A estas alturas de la película, cualquier buen aficionado curioso sabe que Los Bee Gees forjaron en Australia el sonido que luego les haría famosos en su patria. Las bases de Bee Gees' First (verano de 1967) se pusieron mientras los hermanos Gibb grababan en el país de los canguros, sobre todo a partir de 1965. Las sesiones para el sello Festival y, ya en 1966, para Spin, permitieron al trío experimentar, probar, arreglar, rehacer y descartar, de manera que cuando se embarcaron con rumbo a Inglaterra, su estilo ya estaba pulido: muchas canciones que se quedaron atrás hubiesen podido ser incluidas en Bee Gees' First. Y aunque parte de este material se ha venido reeditando desde finales de los años 60, nunca había recibido la atención que se merecía, hasta que Glenn A. Baker dijo alto y claro que si de verdad se querían entender bien los comienzos del grupo, había que volverse a Australia y empaparse de todas las grabaciones que los Gibb hicieron a mediados de los 60. Y no son pocas, porque Barry Gibb era un compositor muy prolífico. Pero mucho.

Desde que llegaron a Australia, los Gibb empezaron a cantar y tocar en cualquier lugar, a veces en la misma calle. A partir de 1959 y hasta que los fichó el sello Festival (en septiembre de 1962), el trío se hizo popular, primero en radios locales, luego en televisiones regionales y, casi al mismo tiempo, en la prensa (por ejemplo, en la revista Australian Women's Weekly). Cuando la familia se mudó a Sydney en 1963, los tres chavales ya salían en la televisión nacional. Y mientras todo esto sucedía, Barry componía y componía: él mismo mencionó en una entrevista que, en diciembre de 1966, justo antes de que el grupo regresara a Gran Bretaña, contaban con un par de cientos de canciones, muchas de ellas cedidas a otros artistas o simplemente archivadas. Parte de este material se grabó con Festival, en los estudios de dos pistas (cuatro, a partir de finales de 1965) que la casa tenía en Pyrmont. A principios de 1966, Los Bee Gees, con el visto bueno de la discográfica, pasaron al sello Spin, que, aunque teóricamente independiente, era distribuido por Festival. Y en Spin, en sus estudios de St. Clair, en Hurtsville, en las afueras de Sydney, los hermanos continuaron su proceso formativo, pero con una mayor intensidad y sin límites horarios: Ossie Byrne, su productor, les garantizó acceso ininterrumpido al estudio. En tres años (de 1963 a 1966), el grupo sacó en Australia once sencillos, algún EP y un par de LPs (un tercero saió al terminar 1967, cuando los Gibb ya eran famosos). Son casi cincuenta canciones, y se trata tan son sólo de las que usaron para sus propios discos

Decíamos al comenzar este artículo que este material australiano de Los Bee Gees empezó a reeditarse muy pronto, ya en la década de los 60. Los recopilatorios se fueron sucediendo unos a otros, la mayor parte de las veces sin excesivas explicaciones sobre el origen de lo que contenían. Con los años y la intervención del citado Baker, se puso cierto orden y se empezaron a conocer muchos datos sobre las canciones y sus circunstancias. Pero, aún así, desde finales de los años noventa, han proliferado reediciones en CD de dudosa legalidad que, de nuevo, prestaban poca o ninguna atención a los detalles (por no mencionar el sonido). En 2013, todo esto llegó a su fin cuando la propia casa Festival, que ahora pertenece a la Warner, puso en las tiendas dos recopilatorios oficiales y definitivos que reúnen casi el 100% de todo lo que los Gibb grabaron en Australia, tomándolo de las cintas originales y presentándolo con remasterizaciones hechas en 2012. The Festival Albums Collection 1965 - 1967 es una pequeña caja de tres CDs que incluye los tres LPs completos, tal y como salieron en su día, con réplicas de sus fundas originales y con un breve folleto informativo, redactado por el propio Glenn A. Baker. Por primera vez desde los 60, los tres LPs se han reeditado tal y como fueron concebidos y esto permite observar mucho mejor la evolución del trío: en The Bee Gees Sing & Play 14 Barry Gibb Songs (Festival/Leedon, noviembre de 1965) los hermanos asimilan con provecho lecciones de Los Beatles y del pop británico del momento, lecciones que empiezan a fructificar en un estilo más personal en Spicks & Specks (Spin, noviembre de 1966), la antesala de Bee Gees' First. Turn Around Look At Us (Festival, diciembre de 1967) sirvió para que la discográfica hiciese caja con el éxito mundial del grupo, agrupando canciones que no habían sido seleccionadas para los dos álbumes anteriores. Entre los tres LPs, hay composiciones excelentes, como 'How Love Was True', 'Play Down', 'Second Hand People', 'Tint Of Blue', 'I Want Home', 'Glass House' y otras tantas. Pero esto no acaba aquí, porque además está el segundo recopilatorio que citábamos más arriba, que sirve de complemento (ofrece diez canciones que no salen en la caja) y de resumen de lo mejor de los discos anteriores. Es un solo CD y se titula Morning Of My Life. The Best Of 1965-1966. Igual de atractivo y bien presentado que las réplicas de las que acabamos de hablar, este compacto viene con un libreto realizado por Alec Palao, con datos muy interesantes, fotografías muy raras y, lo que todavía es mejor, una sesionografía de las canciones que, por si sola, justificaría el precio del disco. ¡Además, es la única manera de conseguir las versiones remasterizadas de joyas como 'Butterfly', 'Coalman', 'Exit Stage Right', 'Like Nobody Else' y, sí, la primera versión de 'In The Morning'!

Escrito por Equipo de Pop Thing el 30 de Julio de 2014 · 04:00 PM

Anterior
Siguiente

ARCHIVO NOTICIAS

¿Te has perdido alguna noticia de Pop Thing? Aquí agrupamos todas las notas que hemos escrito a lo largo del tiempo:

Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..