Cargando
  25 de Junio de 2017

Sly Stewart en Autumn Records, 1963 -1965: los comienzos de Sly Stone

Sly Stewart en Autumn Records, 1965Antes de convertirse en Sly Stone y de triunfar con Sly & The Family Stone en 1967, Sly Stewart ya era todo un personaje. En 1963, el chico tenía años de experiencia, sabía tocar algunos instrumentos (guitarra, bajo, batería y órgano, amén de algún otro), actuaba en clubes de San Francisco, era un innovador -y prometedor- locutor en programas de R&B y pop de la KDIA y la KSOL, conocía bien la técnica de un estudio de grabación, sabía producir y además tenía ideas. Cuando Tom Donahue y Bobby Mitchell se plantearon crear Autumn Records en el 63, Sly era la opción ideal para ocupar el puesto de director de las actividades musicales de la compañía: buscar nuevos talentos, componer canciones, arreglarlas y producirlas. Sly Stewart ya iba camino del éxito cuando Autumn le fichó, pero fue este fichaje el que le permitió ensayar su fórmula una y otra vez: Sly estaba convencido de que había que acercar la música negra al pop blanco y unir ambos mundos para crear algo nuevo y diferente.

Sugerente, ¿verdad? Stewart planteaba recorrer el camino inverso al de todos los chavales blancos de la Invasión Británica, él no quería sonar más negro, él quería sonar más blanco. Y ver qué pasaba. Para eso, necesitaba probar y probar, prueba y error. Entre 1963 y 1965, Autumn le brindó acceso ilimitado a dos de los mejores estudios de San Francisco, Coast Recorders (en Bush Street, con tres pistas ya en 1963) y Golden State Recorders (recién inaugurado en 1965). A Donahue y Mitchell no les importaba lo que hiciese, con tal de que produjese masters acabados, comerciales y vendibles. Y mejor todavía si tenían éxito.

Sly consiguió todos sus objetivos y Autumn brilló como un fuego articial en una fiesta de verano, con una luz intensa, breve y deslumbrante. Mientras producía a los magníficos Beau Brummels (la auténtica primera respuesta estadounidense a Los Beatles), o a Bobby Freeman, The Mojo Men, The Tikis o The Vejtables, Sly Stewart experimentaba, grababa instrumentales, probaba a cantantes y grupos, comenzaba proyectos propios que no terminaba (un elepé en falso directo), proponía un baile y otro y otro, por si tenían el éxito del famoso Swim de Freeman, colaboraba con Billy Preston y hasta se grababa las cortinillas de sus programas de radio. Por suerte, todas estas cintas se conservaron: cuando Autumn quebró, las adquirió Vault Records.

Así fue. Warner Brothers se quedó con los grupos y sus contratos, pero Vault adquirió todo el archivo sonoro de Autumn, todos los masters, todas las cintas de todas las sesiones, todas las horas grabadas por Sly Stewart durante sus ensayos y pruebas. Ese material, que fue pasando de Vault a otras compañías, se conserva hoy. Y esto permitió que, en 1994, Ace Records rebuscase en esos archivos para encontrar los trabajos de Stewart, sus demos, sus ensayos, sus producciones inéditas. De esa búsqueda salió Precious Stone. In The Studio With Sly Stone. 1963-1965., un CD con veintiocho canciones y un muy buen libreto.

Lo bueno del disco ya lo hemos ido desgranando más arriba: poder seguir la formación de Sly Stewart es fascinante, porque era un músico con talento y creatividad a raudales, que además poseía una enorme energía y una desbordante capacidad de trabajo. Lo no tan bueno es que, precisamente por ser pruebas, unas son más atractivas que otras y esto hace que el conjunto del disco sea algo irregular. Nada grave, en realidad, porque hay muy buenos momentos: Gloria Scott & The Tonettes y su 'I Taught Him' (que suena como Las Chiffons de Laurie Records o como Las Marvelettes de la Motown), el propio Sly haciendo versiones de 'Searchin' o de 'The Seventh Son' (con un animado público en el estudio) o interpretando la divertida 'Buttermilk' (que hace un guiño a su faceta de locutor y plagia intencionadamente el '2020 South Michigan Avenue', de los Stones), George & Teddy y su 'Fake It' (un dúo de cantantes negros que se presentan aquí sonando a pop blanco, con Rickenbacker de doce cuerdas y pedales fuzztone), o de nuevo Sly, que solo o con su hermano Freddie, facturan demos para The Beau Brummels ('Underdog') o para guardar con vistas al futuro ('Dance To The Music', luego reutilizada por Sly & The Family Stone en 1968).

Extra Bonus Info: el Bobby Mitchell que fundó Autumn Records con Tom Donahue no existía como tal. Su nombre real era Michael Guerra Junior y era un locutor originario de Nueva Jersey que fue trabajando en distintas emisoras hasta llegar a la WIBG de Filadelfia, donde cimentó su popularidad. Fue uno de los afectados por el Escándalo Payola, lo que motivó su marcha de la Costa Este y su realojo en la Costa Oeste: allí desarrolló la última parte de su carrera profesional. Además de locutor y copropietario de Autumn, Michael también fue, junto a Donahue, promotor del último concierto de Los Beatles, el que dieron en el Candlestick Park de San Francisco, el 29 de agosto de 1966. ¿Por qué usaba Guerra Junior un seudónimo? El motivo fue la tacañería casi cómica de la WIBG: hubo un Bobby Mitchell en esa estación de radio, pero cuando se marchó y fue sustituido, la emisora no quiso grabar nuevas cuñas y obligó a los diferentes ocupantes del puesto a adoptar ese "nombre de antena".

Escrito por Equipo de Pop Thing el 25 de Junio de 2017 · 06:47 PM

Anterior
Siguiente

ARCHIVO NOTICIAS

¿Te has perdido alguna noticia de Pop Thing? Aquí agrupamos todas las notas que hemos escrito a lo largo del tiempo:

Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..