Cargando
  12 de Abril de 2014

The Eyes: el recopilatorio (casi) oficial de los Who de Ealing

The Eyes, segunda formación, 1966Los Who de Ealing: seguramente, esta es la descripción que mejor define a The Eyes, por lo menos al principio de su corta carrera. A punto de acabar 1965, este quinteto tuvo claro que en la cumbre en la que estaban The Who había sitio para otro grupo de similares características. En Pop Thing, siempre hemos sospechado que, en realidad, el mánager Geoff Marsh calcó el proceso llevado a cabo por Pete Meaden en 1964 y lo aplicó a los chicos de Ealing, para así acercar a la banda al sector más comercial del movimiento mod británico de los 60. Marsh pensó que si Los Who eran el conjunto de referencia de ese amplio público, él podía transformar a The Renegades en The Eyes y, de paso, convertirlos en los reyes del Pop Art sonoro y visual, al que, audazmente, bautizaron como E.S.P, Expressive Sounds Production. La maniobra resultó a medias: el grupo hizo unos discos estupendos y logró notoriedad en algunos ambientes, pero esto no se tradujo en fama y fortuna. La popularidad que The Eyes tienen hoy, la han ido consiguiendo con el tiempo. Merecidamente y con mucho mérito, porque la banda nunca ha tenido un recopilatorio oficial, ni siquiera los de Bam Caruso de los 80.

Para empezar, muchos tuvimos que aguardar hasta el cambio de siglo para poder comprar el primer CD recopilatorio de The Eyes, que no era sino una versión en compacto de un LP anterior que había sacado a la venta el sello Essex. Del vinilo no podemos hablar, pero del CD sí, y os aseguramos que era un perfecto ejemplo de un disco pirata de la vieja escuela: sí, The Arrival Of The Eyes contenía todo lo que grabaron los chicos de Ealing en Mercury (con demos y con versiones alternativas) incluido el LP de versiones de The Rolling Stones que registraron como The Pupils, pero el sonido era más que cuestionable, el libreto interior estaba incompleto y, además, estaba fotocopiado, como las carátulas. Para más inri, no era un disco ni barato ni fácilmente localizable: si recordamos bien, el nuestro lo compramos por correo en una tienda de Nueva York.

Pero los tiempos cambian y, en ocasiones, las cosas mejoran: en 2006, Acme Gramophone y Lion Productions pusieron en las tiendas una versión actualizada de CD de Essex. De hecho, no sería descartable que sea la misma compañía con un nuevo nombre, porque su sede social está... pues sí, en Essex, Inglaterra. ¿Es un compacto oficial? Casi seguro que no, que es tan pirata como el anterior. Pero, para no ser un disco legal, se acerca mucho, en terminos de calidad, a una reedición de un sello serio. Y ni es caro ni hay que revolver Roma con Santiago para dar con un ejemplar. El recopilatorio de Acme se titula The Arrival Of The Eyes, igual que el anterior, pero la portada y la contraportada son elegantes y están impresas a todo color, el libreto tiene 24 páginas llenas de fotografías, información, memorabilia original y hasta discografía y, por fin, el sonido es todo lo bueno que se puede esperar: lo grabado con Mercury suena como si se hubiesen utilizado las cintas originales y la audición de los acetatos de demostración también mejora. Así que ya es posible escuchar en condiciones las tres versiones de 'When The Night Falls' (la oficial y las dos demos, que demuestran lo mucho que se preparó la canción y lo mucho que el grupo trató de asimilar los tructos de Townshend), las dos de 'I'm Rowed Out', las dos de 'The Immediate Pleasure', las dos de 'My Degeneration', las dos de 'Man With Money' (una canción que Los Who tocaban en directo), la promo de Radio London, la intensa demo de 'Shakin' All Over', el LP completo de The Pupils (divertido, porque calcaban a los Stones, pero con personalidad). No, no olvidamos 'You're Too Much', una canción en la que The Eyes se acercan a The Action con naturalidad.

Extra Bonus Info: ¿así que Phil Smee no pagó derechos cuando reeditó material en Bam Caruso, eh? ¡Error! Al poco de terminar de escribir este artículo, nos enteramos de que sí pagaba royalties. Lo bueno era que las discográficas desconocían sus propios archivos y los grupos que tenían en ellos, así que las cantidades de dinero que pedían a Smee eran muy modestas: 120 libras de los años 80 por cederle las cintas de Wimple Winch y poco más por dejarle usar las de The Eyes. Bam Caruso, por lo tanto, nunca, nunca publicó discos piratas: Smee era (es) un fan muy honesto.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 12 de Abril de 2014 · 07:42 AM

Anterior
Siguiente

ARCHIVO NOTICIAS

¿Te has perdido alguna noticia de Pop Thing? Aquí agrupamos todas las notas que hemos escrito a lo largo del tiempo:

Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..