Cargando
  19 de Diciembre de 2007

'La aventura' (1960)

La aventura fue la primera película de Antonioni que fue reconocida en todo el mundo como una obra que abría nuevos caminos en el cine. Su lenguaje, demasiado moderno y poco convencional para muchos, era la expresión de la manera que el director italiano tenía de percibir su arte: una película - afirmaba - no tiene por qué ser siempre espectáculo. No tiene por qué llevar un vivo ritmo narrativo. Para Antonioni había más que eso. Como el retrato psicológico y la belleza, por ejemplo.

Director: Michelangelo Antonioni.
Estudios: Cino del Duca (Italia).
Protagonistas: Gabriele Ferzetti, Monica Vitti, Lea Massari.
Formato: Blanco y negro.
Duración: 140 minutos.
Reeditada: Sí, existe reedición en DVD.

'La aventura' en DVD (Avalon / Fnac, 2007).La aventura, estrenada en Italia en junio de 1960, recibió un tremendo varapalo de la crítica más conservadora reunida con motivo del Festival de Cannes de ese año. La falta de comprensión generó una rebelión de otro sector de los críticos y de muchos directores, que forzaron a que se realizase un segundo pase oficial (porque el primero fue un gran fracaso) y a que la organización otorgase un premio especial a la película. La aventura fue la primera parte de una no reconocida trilogía que siguió en 1961 con La notte y en 1962 con L'eclisse. En los tres filmes, Antonioni demuestra estar tan preocupado por los sentimientos de sus personajes como por la belleza de cada escena y cada secuencia. Ambas cosas van unidas. Ambas permanecerán para siempre como parte del particular estilo del director italiano.

La aventura tiene un argumento que sirve como excusa para que podamos observar la evolución de una pareja y de su entorno. Ella es Claudia (Mónica Vitti) y él es Sandro (Gabriele Ferzetti). Los dos pertenecen a la burguesía acomodada. Anna (Lea Massari) es la novia de Sandro, aunque ella no se siente feliz con su situación. Parece necesitar algo más. Un día, durante una excursión en yate, Anna desaparece mientras su grupo de ociosos amigos visita un islote. Al principio, todos parecen muy preocupados. Pero Anna no es encontrada y poco a poco Sandro y Claudia se quedan solos en su búsqueda. Mientras recorren Sicilia en pos de Anna, los dos descubren que están perdiendo el interés en la chica. Casi no la recuerdan. Al final, siguen con sus vidas casi como si nada hubiese ocurrido. Ambos se enamoran y comienzan una relación. Claudia también termina olvidando a su amiga. Todos lo han hecho. El grupo de amigos sigue con desgana con su vida social, tan intensa como vacia. Sandro está dispuesto a pasar página... aunque eso suponga dejar también a Claudia, que no puede creer que ahora sea ella la que queda atrás.

De La aventura se ha dicho que habla de la incomunicación, de la soledad, de la búsqueda de la certeza. Hay tantas interpretaciones como espectadores, y eso sucede con las otras películas de Antonioni. No hay, desde luego, ninguna aventura, ni siquiera ningún misterio. Poco importa dónde está Anna, lo que prevalece es cómo se enfrentan a la pérdida Sandro y Claudia. ¿Su olvido es consecuencia de la aparente decadencia moral en la que viven? ¿Quizá es que no pueden estar a la altura de las circunstancias porque se dejan llevar, porque no son perfectos? Los mensajes están ahí, para que cada cual reflexione y saque sus conclusiones. Y ahí está uno de los grandes valores de esta obra de Antonioni y, por extensión, de las demás: pueden ser vistas docenas de veces y siempre se revelan como algo nuevo. Siempre hay detalles que no habíamos descubierto antes.

El otro gran valor de esta película es la manera que el director italiano tenía de contar en imágenes la historia. El ritmo es deliberadamente lento, la belleza formal está presente en cada plano. Cada uno de ellos está pensado para crear una impresión duradera en el espectador. Los paisajes, la naturaleza, las gentes del pueblo llano, todo forma parte del relato visual de Antonioni, que no en vano fue precursor del Neorrealismo. No sólo es lo que cuenta, también es cómo lo cuenta.

Cerramos esta reseña con una mención especial a esta reedición en DVD de la película. Es muy frecuente encontrar cine europeo de los 60 reeditado con muy poco gusto. Aquí nos hemos encontrado con lo contrario. El DVD forma parte de la Filmoteca Fnac, una iniciativa puesta en marcha hace tiempo por la distribuidora y productora Avalon y la conocida cadena de tiendas. El diseño es excelente, desde la cubierta hasta los menús, sencillos pero muy elegantes. Además, la película viene con un disco extra que contiene un documental sobre el cineasta (debe verse antes de visionar la película) y un cortometraje muy especial. ¡Así sí se hacen las cosas!

Escrito por Equipo de Pop Thing el 19 de Diciembre de 2007 · 07:15 AM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..