Cargando
  18 de Febrero de 2008

'Vivre sa vie' (1962)

Cuando Jean Luc Godard filmó Vivre sa vie en el 62, ya había triunfado como director de éxito del nuevo cine francés, de la Nouvelle Vague. Á bout de souffle había llegado en 1960 y Una femme est una femme en 1961. El novedoso estilo de Godard no era apreciado sólo por los críticos, sino también por el público. Y eso que sus películas no eran fáciles. Su método, la forma de filmar, era fascinante. Pero los mensajes estaban destinados a hacernos reflexionar sobre la soledad, la vida, la relación entre las personas y otros temas. En muchas ocasiones, las conclusiones no son optimistas. Es el caso de Vivre sa vie, una obra que da mucho que pensar.

Director: Jean Luc Godard.
Estudios: Les Films de la Pléiade, Pathé Cinemá.
Protagonistas: Anna Karina, Saddy Rebbot, André Labarthe.
Música: Michel Legrand, Jean Ferrat (canción 'Ma môme').
Formato: Blanco y negro.
Duración: 83 minutos.
Reeditada: Sí, en DVD, en España.

'Vivir su vida' (1962)La película está dividida en doce capítulos, como si fuera un libro. Todos ellos narran la historia de Nana (Anna Karina) una desorientada chica parisina que no sabe qué hacer con su vida. Es dependienta de una tienda de discos, pero prueba suerte como actriz y como modelo. Su novio, desinteresado, la abandona. Ella, que no tiene recursos económicos y se ve tentada a robar para comer, decide probar suerte con la prostitución, sin meditar demasiado las consecuencias. Primero empieza en los arrabales de París, pero muy pronto tiene éxito, es captada por un proxeneta y comienza a trabajar en el centro de la capital francesa. Nana cree que sólo es un trabajo más, pero en realidad sabe que no es así. Nana piensa, reflexiona sobre la vida y lo complejo que resulta vivirla. Nana sabe que hay otra existencia para ella, sabe que hay alguien con quien compartir la ilusión que siente a veces. Sin embargo, se deja llevar. Nadie parece darse cuenta de que está ahí: su proxeneta la considera poco más que un objeto, igual que sus clientes. Al final, cuando su supuesto protector intenta venderla a otra organización de los bajos fondos, se entabla un tiroteo y Nana muere, abandonada en la calle, tan sola como al principio.

Los que hayáis visto Á bout de souffle no encontraréis aquí el desenfado vitalista que se percibía en ella. Aunque los mensajes no sean tan diferentes, en Vivre sa vie predomina la tristeza, rota sólo en ocasiones muy concretas por momentos más joviales. Localizada en un París en blanco y negro, rodada casi como si fuera un documental, la película resulta tan real como la vida que describe. Sus doce episodios transcurren con celeridad, las secuencias son rápidas y los planos inusuales, los movimientos de cámara sorpresivos y las técnicas de edición son las mismas que ya había empleado antes Godard desde finales de la década de los 50.

La reedición en DVD de Vivre sa vie corre a cargo de Avalon Productions, para la Filmoteca Fnac. Como comentamos al reseñar La aventura, Avalon pone auténtico interés en todas sus reediciones y lo demuestra en el diseño de las cubiertas, en los menús y en los extras. Y ahí es donde esta película resplandece, porque estamos ante una edición de dos discos que no sólo contiene filmografías, fichas técnicas y comentarios, sino también dos joyas tan valiosas como inesperadas: dos cortos de los que Jean Luc Godard rodó entre finales de los 50 y 1960: Charlotte et Véronique ou Tous les garçons s’appellent Patrick (con Jean Claude Brialy y Anne Collette, muy, muy divertido, en la línea de Á bout de souffle, pero más ligero) y Charlotte et son Jules (con Jean Paul Belmondo y Anne Collette, una especie de disparatada continuación del anterior). Para quienes Vivre sa vie resulte demasiado oscura, estas dos piezas únicas, muchísimo más alegres, servirán para equilibrar la balanza.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 18 de Febrero de 2008 · 04:05 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..