Cargando
  23 de Mayo de 2005

Escorts (parte I)

De lo mejor de Liverpool y del 'Mersey Sound', Los Escorts son casi unos desconocidos. Por edad, eran de la generación de los excelentes Merseybeats, y por estilo, también eran del mismo molde. Pero pasaron sin pena ni gloria. Su discográfica ('Fontana') no sabía muy bien qué hacer con ellos. Si ya tenían a Los Merseybeats... ¿Para qué otro grupo casi idéntico? Cada single de Los Escorts es un pequeño clásico, pero apenas rozaron la parte baja de las listas inglesas. No merecieron esa suerte, así que disponte a revivir su carrera hacia el esquivo éxito desde 1964 a 1966.

Los Escorts eran una de las mejores bandas de Liverpool. Casi todos los críticos e historiadores del pop se han puesto de acuerdo en eso. Aunque se les considera como parte integrante de la primera ola de grupos de Merseybeat (1962-1963) en realidad no pertenecían a ella sino que se colaron en ella, gracias a su temprano fichaje por una casa discográfica. Los Escorts eran, de media, seis o siete años más jóvenes que los miembros de Beatles, Searchers, Swinging Blue Jeans, Fourmost o Big Three. Existía una pequeña brecha generacional que hacía que Los Escorts idolatrasen como fans, no como compañeros de armas, a los grandes grupos de la ciudad. Esto explica que cuando Paul Mc. Cartney pidió en 1962 / 63 a Mike Gregory que le ayudase a empujar su coche, el fascinado joven casi no se lavase las manos en varios días de pura emoción.

Terry Sylvester (guitarra) John Kinrade (guitarra) y Mike Gregory (bajo) se juntaron en su escuela común, la ‘Rose Lane’, en Liverpool. Fuera de horas de clase, escuchaban discos y trataban de imitar a Los Shadows. No hay acuerdo sobre cuándo surgió el nombre de Escorts: el historiador pop Peter Frame insiste en que fue en enero de 1963. Terry Sylvester dice que ya lo usaban en 1961, así que nos quedamos con la duda de la fecha, aunque sí sabemos que fue Mike quien propuso el nombre. Terry y John, que eran los que habían tenido la idea de fundar el grupo, eligieron ser los guitarristas y Mike fue bajista por obligación, aunque no deseaba serlo en un principio. Los Escorts, con John Foster a la batería, comenzaron tocando instrumentales hasta que se dieron cuenta de que también podían cantar y armonizar juntos. Y este descubrimiento se convertiría en una de sus mejores cualidades, porque las armonías vocales del grupo no tenían nada que envidiar a las de Los Beatles, en las que probablemente se inspiraban.

Tocando y cantando, pero con poca experiencia, los Escorts consiguieron en 1962 ser el grupo residente en el ‘Blue Angel’ de Allan Williams, uno de los clubs más carismáticos de Liverpool. ¿Quién les consiguió semejante oportunidad? ¡Ringo Starr, que era primo de John Foster! Fue en el ‘Blue Angel’ donde el grupo se rodó a lo largo de todo 1962 y se preparó para ser una banda profesional, aunque Mike, John y Terry tenían las costumbre de ir a la ‘Cavern’ para escuchar los discos que ponía el mítico disc – jockey Bob Wooler y aprenderse las canciones, de manera que pudiesen incorporarlas al repertorio del grupo. En Liverpool, si un grupo tocaba una nueva canción obtenida de los discos que se recibían en el puerto directamente de los EE.UU, esa canción quedaba como suya y ningún otra banda rival la añadía a su set.

El Merseybeat inglés se convirtió en una moda irresistible entre marzo, abril y mayo de 1963, cuando, tras los primeros éxitos de Los Beatles, todas las compañías de discos de Londres, y en especial ‘DECCA’ y ‘Fontana’ (que se estaban quedando atrás con respecto a la ‘EMI’) enviaron a Liverpool a sus agentes para fichar lo que pudiese resultar interesante. En una de esas primeras incursiones, ‘Fontana’ (una subsidiaria de la ‘Philips’) se encontró con Los Escorts que, con nuevo batería (Pete Clarke) ya se las habían arreglado para ganar un concurso de grupos beat de todo Lancashire y Cheshire, organizado por el ‘Record Mirror’ y celebrado en el ‘Philarmonic Hall’ de Liverpool en abril de 1963. Ochenta grupos participaron, y el jurado, con George Harrison y Ringo como integrantes, otorgó el primer premio a Los Escorts y el segundo a Los Merseybeats. Una parte de estos premios era un supuesto contrato discográfico con ‘DECCA’, que terminó siendo sólo una audición con el célebre productor Peter Sullivan. Los Escorts, que querían grabar ‘Fortune Teller’ como primer single, no pasaron la audición y ‘Fontana’, que estaba al acecho, les fichó casi en el acto. Los Merseybeats rechazaron presentarse a la prueba con ‘DECCA’ y prefirieron firmar con ‘Fontana’, que, de una tirada, contrató a dos de los más brillantes grupos de la ciudad.

Los Escorts iban a grabar en los estudios de ‘Fontana’, en Londres, con la dirección del afamado productor Jack Baverstock. Baverstock no era un George Martin, sino un especialista en grabar orquestas que se las tuvo que ver como pudo con los grupos beat. En opinión de ‘Pop Thing’, lo hizo muy bien, por lo menos en cuanto al sonido conseguido: los discos de Wayne Fontana & The Mindbenders sonaban a gloria (con un sonido de batería que no era habitual en el sonido ‘Abbey Road’, por ejemplo) y los discos de Los Escorts suenan muy bien también, pese a que ellos siempre se quejaron de la falta de sensibilidad de Baverstock hacia el nuevo beat – pop de 1963 y le acusaron de hacer unas grabaciones flojas.

La carrera discográfica de los Escorts duró dos años (64 – 66) y no fue muy fructífera en cuanto a canciones se refiere: en ‘Fontana’ sólo publicaron cinco singles y un sexto fue lanzado por CBS en 1966. Puesto que el grupo lo tenía todo para triunfar (imagen, raíces en Liverpool, canciones...) ¿qué es lo que pudo pasar para que nunca lograsen meter un disco en el Top 40 británico? Dejando a salvo que pudiera haberles faltado el ‘componente X’ (ese factor desconocido que a unos da el éxito y a otros no), aquí sospechamos que la casa discográfica no se esforzó lo suficiente en promocionarlos (ninguna lo hacía; si hubiese sido por la ‘Parlophone’ de EMI, ‘Love Me Do’ no hubiese vendido ni para recuperar gastos) y que el mánager tampoco resultó ser un Brian Epstein, precisamente. Unid a eso que el grupo tuvo cierta mala suerte (como os contaremos ahora) y que, ante la falta de éxito, los cambios de personal comenzaron a afectar a Los Escorts demasiado pronto.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 23 de Mayo de 2005 · 10:39 AM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..