Cargando
  23 de Mayo de 2005

Escorts (parte II)

Finalizamos con la breve, pero intensa, carrera comercial de los Escorts, una banda poco conocida pero con una calidad musical indiscutible.

La primera muestra de desidia por parte de ‘Fontana’ puede observarse en que, fichados como estaban los Escorts desde mayo de 1963, su primer single no apareció hasta marzo / abril de 1964, un retraso intolerable que les hizo perder casi un año precioso y también toda la publicidad televisiva obtenida por su primer premio en el concurso de abril del 63 (el grupo apareció en ‘ABC At Large’, un show televisivo de variedades que la ABC transmitía desde Manchester) El primer single de Los Escorts tuvo como cara A una furiosa versión de ‘Dizzie Miss Lizzie’, grabada un año largo antes que la de Los Beatles y con una cierta semejanza al ‘Hippy Hippy Shake’ de Los Swinning Blue Jeans. Según cuenta Mike Gregory a Spencer Leigh, Los Escorts entraron en el estudio y Jack Baverstock se limitó a señalarles los micrófonos. Ante semejante falta de interés, el grupo interpretó una salvaje versión del clásico de Larry Williams y ‘Fontana’ no puso objecciones y la lanzó como single, con la maravillosa balada ‘All I Want Is You’ en la cara B (las caras B de los discos de Los Escorts siempre fueron sencillamente magistrales y generalmente compuestas por Jim Ireland – mánager – y John Chilton – el agente de la banda en Londres. Al grupo no le hacía maldita la gracia esta práctica, las canciones son soberbias y ellos mismos lo reconocen hoy así).

Pese a que Los Escorts estuvieron constantemente de gira para dar a conocer su primer disco, éste no fue un éxito. Vendió bien en Liverpool y Escocia, pero no lo suficiente para llegar siquiera a la parte baja de las listas. El grupo participó en pequeños tours con Billy. J. Kramer & The Dakotas, Cilla Black y Gene Pitney y dio conciertos en locales de baile (los famosos ‘ballrooms’) del centro y sur de Inglaterra. Como en conjunto la respuesta general a ‘Dizzie Miss Lizzie’ fue prometedora y además había sido número 1 en Texas (USA) como ya os hemos contado, ‘Fontana’ decidió seguir con el grupo. El segundo single de Los Escorts, ya en verano del 64, iba a ser ‘You´re No Good’, una canción de Betty Everett, descubierta por Pete Clarke, que el grupo se puso a ensayar con celeridad. Lo malo fue que Los Swinning Blue Jeans se enteraron del proyecto y lanzaron su propia versión antes que la de Los Escorts estuviese lista. Los SWJ tuvieron un hit formidable y Los Escorts se quedaron con un palmo de narices. Tuvieron que buscar otra canción y eligieron la animada ‘The One To Cry’, que les ponía a la altura de cualquier otro gran grupo de Liverpool y les situaba en la estela de Los Beatles en cuanto a estilo y armonías vocales. La canción llegó a ser un éxito menor, llegando al nº 49 en Gran Bretaña y proporcionando a Los Escorts su segunda aparición televisiva en el ‘Ready, Steady, Go’ (la primera ya había sucedido con ‘Dizzie Miss Lizzie’).

Para cuando llegó el Otoño de 1964, Pete Clarke dejó su puesto en la batería a Kenny Goodlass, pero no antes de haber descubierto otra gran canción para el tercer single de Los Escorts. Se trataba de ‘I Don´t Want To Go On Without You’, una rara cara B de los Drifters. Aunque Los Searchers también estaban haciendo pruebas con la canción, Los Escorts la lanzaron antes (y Los Searchers archivaron sus intentos). Sin embargo, Los Moody Blues, mucho más famosos que nuestros chicos de Liverpool, sí lanzaron su versión y se llevaron el gato al agua en términos de ventas. Los Escorts obtuvieron buenas críticas y el apoyo de muchos programas de radio, pero nada más. Y eso que su versión era mucho mejor que la de los Moody Blues.

Mike, Terry, John y Kenny siguieron adelante en 1965, con su cuarto sencillo. Con el apoyo de la prensa, apariciones televisivas, un éxito menor en Gran Bretaña y un éxito en un estado de los EE.UU, parecía que en cualquier momento podían llegar la fama y la fortuna. ‘Come On Home, Baby’, elegida de una demo que el grupo escuchó, se grabó en el mejor ambiente y con los mejores auspicios. Todos, incluso el mánager, pensaron que el momento decisivo había llegado. La canción era estupenda, enérgica, vital, muy comercial y mostraba las irreprochables armonías de Mike Gregory y Terry Sylvester. Sin embargo (ya lo habréis supuesto) el single no tuvo ninguna repercusión en absoluto y ‘Fontana’ pareció haber llegado al límite de su paciencia con Los Escorts. Aún cuando un quinto single fue grabado por la compañía a principios de 1966, el desinterés de la discográfica era notorio, tanto que, estando los estudios de la propia ‘Fontana’ reservados para otra sesión y otro grupo, Los Escorts fueron enviados a un pequeño y anticuado estudio de Denmark Street, en Londres. El single en sí es soberbio, con una gran versión de ‘Let It Be Me’ (de los Everly Brothers) en la cara A y con la estupenda ‘Mad Mad World’ (de Ricky Nelson) en la cara B, pero el sonido se resintió con las primitivas condiciones de grabación. Los Escorts se habían superado con cada uno de sus trabajos: con ‘Let It Be Me’ casi tocaban techo. Sus armonías vocales eran perfectas, los arreglos inspirados y la instrumentación sobresaliente.

Después del nulo éxito de ‘Let It Be Me’, ‘Fontana’ mandó a Los Escorts a la calle. Los días del grupo estaban contados, y la inestabilidad de la formación lo demostraba: Pete Clarke volvió a ser el batería y Kenny fue expulsado por problemas de incompatibilidad personal con Terry. Pero Pete, un personaje inquieto, pronto habló de formar su propio grupo, con lo cual abandonó a Los Escorts y fue reemplazado por Paul Comerford. Justo entonces fue Terry Sylvester el que se marchó, para ingresar en los Swinning Blue Jeans primero y en Los Hollies después. Con la formación inicial del grupo tan malparada, cualquier otra banda se hubiese separado, pero no ésta. Reclutaron a un histórico del Merseybeat, Paddy Chambers (ex miembro de los Faron´s Flamingos y de los Big Three) y con la nueva formación fueron contratados en 1966 por ‘Columbia’ (la CBS, no el subsello de ‘EMI’). Según las declaraciones de Mike Gregory a Spencer Leigh, Los Escorts se estaban convirtiendo en un grupo innovativo, de ideas avanzadas y eso es lo que quisieron plasmar en su primer (y a la postre último) single con ‘Columbia’. ‘From Head To Toe’ (cara A) era una bailable composición de Smokey Robinson y ‘Night Time’ (cara B) era de Paddy y tenía también un cierto estilo ‘Tamla’ aunque con influencias de los Impressions. El mismísimo Paul Mc.Cartney tocó la pandereta en ‘From Head To Toe’, dato que nos indica por sí mismo el interés que suscitaban las andanzas de Los Escorts (Paul gustaba de dejarse caer en las sesiones de otros grupos para echar un vistazo, pero sólo lo hacía si consideraba a la banda en cuestión interesante. Los Escorts le gustaban tanto que incluso grabó con ellos y es posible que el uso que Mike Greegory hacía de su bajo Rickenbacker impulsase a Paul a retomar el suyo y emplearlo más profusamente en las grabaciones que Los Beatles hicieron durante 1966 y 1967).

La calidad de ‘From Head To Toe’ no la convirtió en un éxito. Pasó desapercibida. Para los fans que todavía pudieran tener Los Escorts, el cambio era demasiado brusco. El típico sonido del grupo había desaparecido casi por completo para dar paso a otra etapa, y esto significaba empezar de nuevo. Además, las ganancias del grupo había bajado a tan sólo 5 libras por semana para cada uno, y eso pese a tocar principalmente en Liverpool, donde eran más populares. Había llegado el momento de dejarlo y la banda, por fin, se disolvió. Mike Gregory se unió a Los Swinning Blue Jeans, donde estuvo con Terry Sylvester hasta que Terry se marchó a Los Hollies. Kenny Goodlass, ex – batería de Los Escorts, también terminó agregándose a los SWJ y John Kinrade, por su parte, dejó la música. 1966 era el año adecuado para que la carrera de Los Escorts terminase en un nivel todavía alto. Con más suerte y en otras circunstancias, esta espléndida banda de Liverpool podía haber obtenido un éxito consistente, pero no fue así. Sólo nos queda preguntarnos que hubiera pasado si, como se rumoreó entonces, Brian Epstein hubiese fichado a Los Escorts en 1963. Con seguridad que la historia hubiese sido muy distinta.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 23 de Mayo de 2005 · 10:37 AM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..