Cargando
  2 de Noviembre de 2005

La historia de Los Byrds (parte II)

Seguimos con la historia de Los Byrds. Segunda parte del especial que dedicamos a la fundamental banda californiana. Sigue su evolución a lo largo de 1964, año en el que, poco a poco, crearon el sonido que les haría famosos a partir del 65.

Verano de 1964

The Byrds, en 1965.En verano de 1964, el grupo fue a ver A Hard Day´s Night. Para entonces, ya estaban seriamente determinados a convertirse en unos Beatles norteamericanos. Habían escrutado cada detalle de la imagen de Los Beatles y, más importante aún, habían examinado con atención los amplificadores, las guitarras y la batería que utilizaban los de Liverpool, en la confianza de descubrir el secreto de su sonido. Jim McGuinn notó algo extraño en la Rickenbacker de George Harrison: ¡Se trataba de una guitarra eléctrica de doce cuerdas! ¡Eso era lo que hacía que Los Beatles de 1964 sonasen de aquella manera! McGuinn era un guitarrista que empleaba acústicas de doce cuerdas, así que todo parecía encajar. Sin embargo, la compra de nuevos instrumentos para el quinteto californiano tendría que esperar un poco más. Antes que eso, tenían un proyecto pendiente: grabar un single para Elektra. El single de la Elektra (grabado y lanzado en verano de 1964) fue realmente el primer disco de Los Byrds, aunque el grupo no había adoptado todavía el nombre. La idea era de Dickson, que quería llevar sus pruebas un paso más allá y comprobar qué efecto podía tener un disco de los Jet Set en el mercado.

La banda necesitaba más rodaje (en especial Hillman y Clarke) y más experiencia en estudio, pero ya estaba componiendo magníficas canciones con influencias de Los Beatles y Los Searchers de manera que con la ayuda de músicos de estudio (Ray Pohlman al bajo y Earl Palmer a la batería) y la producción de Jim Dickson, McGuinn y cía grabaron dos composiciones propias: 'Please Let Me Love You' y 'Don´t Be Long'. La primera era una bulliciosa pieza de raíz beatle que se desarrollaba en un emocionado crescendo de armonías vocales envueltas en lo que era el principio del 'Sonido Byrds': guitarras amplificadas de 12 y 6 cuerdas que trenzaban un tapiz denso y eléctricamente intenso, totalmente nuevo pero fuertemente basado en los trabajos de Los Beatles ('A Hard Day´s Night', 'Anytime At All', 'You Can´t Do That', 'I´m Happy Just To Dance With You') y de Los Searchers ('Needles & Pins' y 'Don´t Throw Your Love Away') La segunda canción era más de lo mismo, y tan brillante como la otra (Los Byrds la usarían un año más tarde, reescribiéndola y titulándola 'It Won´t Be Wrong'). El disco se lanzó bajo el muy británico nombre de The Beefeaters, ya que el de Jet Set se juzgó inadecuado. Aunque todos los implicados en el asunto juran hoy que nadie tenía muchas esperanzas puestas en el sencillo, en Pop Thing nos inclinamos a creer que lo que ocurrió es que nadie supo muy bien qué hacer con un disco como aquel en pleno verano de 1964, empezando por la misma Elektra, que aunque compró los masters de las grabaciones, no fichó al grupo. Con el impulso adecuado y un poco más de tiempo para pulir las canciones y la producción, el single pudo haber sido un éxito. No lo fue, pero Los Jet Set sacaron de él nuevas experiencias, un salario de 750 dólares para los cinco y las alabanzas del jefazo Holzman, que estaba seguro de que los chicos eran carne de lista de éxitos y estaban destinados a ser fichados por una gran compañía.

Noviembre de 1964

A la vuelta de vacaciones, después del asunto de la Elektra, Los Jet Set (que así se siguieron llamando hasta noviembre de 1964) volvieron a los World Pacific Studios a seguir con su proceso de ensayo y mejora. Gene Clark dejó la guitarra para concentrarse en cantar. Dickson seguía grabando los progresos del grupo en las interminables sesiones nocturnas, llenando cintas y cintas. Los Jet Set estaban empezando a dar sus primeros conciertos (a veces con Crosby como cantante principal y con Gene a la guitarra y otras veces al revés) y la comunidad artística y musical de Hollywood y Los Angeles empezó a visitar los estudios, una vez que el rumor de la existencia de "ese grupo que se parece a Los Beatles" se difundió por la ciudad. Bob Dylan estuvo en los ensayos y cuando escuchó algunas de sus propias composiciones interpretadas por Los Jet Set, no las reconoció y al ser advertido de ello, se dice que respondió: "Pero si esto puede bailarse y todo". Con nuevos instrumentos comprados gracias a un préstamo de 5000 dólares obtenido por Dickson de una inversionista, el sonido del grupo mejoraba con rapidez: McGuinn tocaba una flamante Rickenbacker 360/12 cuerdas, Crosby tenía una Gretsch Country Gentleman similar a una de George Harrison, Hillman usaba un bajo Guild y también un Fender y Clarke llevaba el ritmo con una reluciente Ludwig. Para la amplificación, también usaron Fender, que no estaban tan de moda como los Vox pero eran de lo mejor que la técnica ofrecía entonces. En estas fechas, en otoño de 1964, los Jet Set tocaron en su primera actuación pagada (50 dólares) en el 'East Los Angeles College', mientras por la noche continuaban sin descanso los ensayos y las grabaciones de prueba. Jim Dickson esperaba poder interesar a una gran compañía con esas cintas. Lo logró antes de lo que creía, y de una manera inusual: Dickson llevó a Los Byrds a conocer a Ben Shapiro, un empresario amigo suyo que podía conseguirles actuaciones.

McGuinn, Clark y Crosby cantaron en directo delante de Shapiro, con una de las cintas grabadas como acompañamiento. La hija de Ben, una adolescente, estaba en su cuarto y cuando escuchó lo que se oía, creyó que Los Beatles estaban tocando en el salón de su casa y bajó como una centella a ver qué pasaba. Cuando al día siguiente Ben Shapiro contó la historia al genial trompetista de jazz Miles Davis, éste telefoneó a Irving Townshend (un jefazo de Columbia Records) y le contó que había unos Beatles californianos rondando por ahí... sin contrato. Irving comunicó la noticia a Allen Stanton, el jefe de fichajes de la compañía en la Costa Oeste y Stanton acudió raudo, habló con Dickson y fichó a los Jet Set para la todopoderosa Columbia (CBS) el 10 de noviembre de 1964. El 26 de noviembre, Los Jet Set cambiaron su nombre por el de Los Byrds (influidos por el célebre almirante Byrd) después de considerar otros (como el de Birdses) La preparación había terminado. Ahora había que volar.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 2 de Noviembre de 2005 · 09:47 AM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..