Cargando
  27 de Marzo de 2006

Los olvidados Vox: historia de unos amplis

José Manuel Marín, componente de Los Waptones, debe tener dos casas: una para vivir él y otra para guardar todos los amplificadores Vox que tiene. José asegura que, aunque le encanta la marca, no es que haya perdido la cabeza, sino que, por algún tipo de razón, los Vox antiguos parecen perseguirle (y él no puede resistirse a sus muchos encantos). El músico ya nos contó la historia del Vox AC100 que perteneció a Los Brincos y que ahora forma parte de su colección. Ahora, nos habla sobre su Vox 7120 (el primer híbrido que hizo Vox, una auténtica rareza) y también sobre otros modelos, como el Super Foundation, el Supreme y el Dynamic Bass, todos ellos de 1967. Dejemos que José nos cuente:

Cabezal de un Vox Dynamic Bass de 1967"Tengo varios Vox antiguos. No es que vaya a por ellos (bueno, a veces sí...) sino que me los ofrecen, o me entero de dónde están. Por ejemplo, mi Vox 7120 de 1966 llegó cuando ya no lo esperaba. Un amigo lo tenía guardado, porque ya no lo usaba. Aunque le había pedido que me lo vendiera, al principio no quiso, y luego me pidió mucho dinero. Dos meses después, me mandó un mensaje. Le urgía venderlo, porque quería comprarse un ordenador. Bajó el precio, fui a su local, lo probé y me lo llevé. El bajista de Los Waptones también le compró un bajo Rickenbacker, del mismo modelo que usó Paul McCartney en los 60. El Vox 7120 es un amplificador muy raro, se hicieron muy pocos. Era un modelo híbrido, de válvulas (¡enormes!) y transistores, que pesa un montón (hay que llevarlo entre dos) y que, en vez de la típica tela a rombos de los Vox, tiene una chapa (¡también a rombos, eso sí!). Los Beatles lo usaron en la grabación de 'Paperback Writer' y 'Rain' (entre otras) y en su gira alemana del 66. Son muy demandados: en Japón pueden pagarte 7000 dólares por uno (¡qué exagerados!) y 4000 en Estados Unidos".

"Pero, para buenas historias de amplis Vox, ésta: en los 60, había una tienda en Plaza de España, en Madrid, que era la importadora de los amplificadores Vox en España. Cuando vinieron Los Beatles y Los Animals en 1965, y Los Kinks en 1966, era esa tienda la que les prestaba el equipo, porque todos los grupos ingleses exigían Vox para tocar. Pasados los 60, los Vox se pasaron de moda: eran muy grandes y eran de válvulas, y la gente prefería amplificadores de transistores y más pequeños. Hasta principios de los 90, los amplis de válvulas no los quería nadie, pese a que su sonido es más bonito y mucho más matizado que el de los otros".

"El caso es que la tienda en cuestión se quedó con un buen montón de amplis Vox en el almacén. Pasaron casi veinte años, y ahí seguían, acumulando polvo y sin que nadie los quisiera, hasta que a finales de los 80, otra tienda se ofreció a comprar todos los Vox antiguos que tuviesen en existencias. El precio no fue elevado, porque, en teoría, era un producto obsoleto que además no tenía salida. Todos los Vox (sobre todo Vox AC30, pero también Vox Super Foundation y Vox Dynamic Bass...) fueron trasladados a un almacén de Leganés. La voz se corrió por ahí, y el guitarra de Dr. Explosion, que tenía una tienda en Gijón, les compró casi todo, o eso dicen. Como ya se volvían a poner de moda, pudo venderlos a precios muy majos. Todo un negocio. Esteban Hirschfeld, organista de Los Mockers y teclista de Jaime Urrutia, compró en Leganés un par de Vox AC30, uno para él y otro para Urrutia. Cuando casi había desaparecido todo del almacén de marras, llegué yo, a tiempo de comprar un cabezal de un Vox Super Foundation y un Vox Supreme (un modelo que usaron Los Brincos), todo de 1967, todo metido en su embalaje original. El bajista de Los Waptones pudo adquirir un Vox Dynamic Bass completo, con cabezal y bafle. Fuimos los últimos en comprar, nos llevamos lo que les quedaba. Lo realmente sorprendente de toda esta historia es que todo ese material hubiese estado veinte años largos olvidado en un almacén, sin que nadiese se acordase. Hoy, todos esos amplis valen su peso en oro, pero entonces, los músicos no querán ni verlos, preferían mil veces los de transistores. ¡Cosas de las modas!".

Nota del equipo de Pop Thing: un día después de publicar este artículo en la web, un usuario de los foros nos comentó que la tienda en cuestión estaba en la calle Princesa y que se llamaba Jebrimont, o algo parecido. Esta persona recordaba pasar por aquella tienda a finales de los ochenta y mirar perplejo un escaparate lleno de lo que, en aquel momento, le parecian relíquias. No solo Vox, sino también ecos Binson, Wem, equipos de voces, guitarras Gretsch y un monton de equipo de los sesenta que en aquel momento parecia obsoleto. ¡Quién lo tuviera a mano hoy!

Escrito por Equipo de Pop Thing el 27 de Marzo de 2006 · 04:30 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..