Cargando
  8 de Mayo de 2008

Pop español de los 60: Brincos; una de bajos

Nueva entrega de esta exclusiva historia de Los Brincos, narrada por Manolo González, bajista y miembro fundador del grupo. Hoy nos habla de los cinco bajos que uso durante la carrera del más famoso conjunto de nuestro país: un McJare, un Höfner Club, uno de marca desconocida, un Fender y un Guild (su ojito derecho).

Manolo González: "Recuerdo que el primer bajo que tuve (aparte del McJare construido por mí y por Ramón Morán) fue un Höfner Club, muy parecido al de McCartney. Lo tuve que comprar en Biok o en Leturiaga, dos tiendas que vendían instrumentos y partituras. Biok estaba en la calle Leganitos de Madrid, la llevaba Máximo Baratas, que había nacido en Vitoria. ¡Pasé horas y horas probando guitarras y amplificadores allí! Lo hice antes y después de Los Brincos, sobre todo antes, cuando la etapa del colegio con Ramón Morán. Fue a estas firmas a las que les vendimos las guitarras que fabricábamos. Les cobrábamos 5000 pesetas por cada una. Ramón siguió solo un tiempo. No sé que pasó con el Höfner cuando cambié de bajo en 1965, lo regalé o lo vendí, aunque me encantaba".

"El siguiente bajo que tuve creo que lo trajimos de Londres a finales de 1964 o ya en 1965, junto con los amplificadores Vox. Fue una ardua tarea la de la importación. Tuvimos la inestimable ayuda de un inspector de aduanas amigo de la familia Arbex, que nos facilitó todo el papeleo. No sé de qué marca era y tampoco recuerdo ya qué hice con él. De todas maneras, poco después compré el Fender y el Guild. El Guild, de color cereza, fue mi preferido. Usaba uno u otro según la música que fuéramos a grabar, pero la mayor parte de las veces cogía el Guild. Sólo ya al final, cuando empezamos 'Mundo, demonio y carne', utilicé más el Fender, ya que su sonido era más duro y acorde con el tipo de canciones de ese álbum".

"Tengo la satisfacción de haber vuelto a ver el bajo sin marca hace poco. Fue en el estudio que Joaquín Torres, de Los Pasos, tiene en Torrelodones. Fui allí invitado a un programa de la tele local, junto con Ignacio (de Los Pekenikes), Alfonso Arteseros (bajista de Los Pop Tops) y el propio Joaquín. En la sala en que nos hicieron la entrevista, Torres tenía una colección de bajos y guitarras. Para mi sorpresa, me dijo que uno de esos bajos había sido mío. Los miré y lo reconocí".

"Por cierto, el sonido de los amplificadores Vox era estupendo, aunque no daban para mucho en los conciertos al aire libre. No era un fallo suyo, es que no había más, no los había más potentes. Creo que tuvimos Vox AC50 y luego ya los AC100. Cuando Los Beatles actuaron en la Plaza de Toros de Las Ventas (estuvimos allí como espectadores) usaban un equipo similar y el sonido dejó bastante que desear, lo cual siempre era un consuelo para nosotros. Tenerlos allí en vivo borraba al momento cualquier deficiencia técnica que hubiera, como os podéis imaginar"...

"Antes de despedirme, y aunque no tenga nada que ver con el asunto de los instrumentos que usé en Los Brincos, quería decir algo sobre un tema un tanto polémico que ha surgido de vez en cuando. Se ha dicho que Los Brincos teníamos ayuda al grabar las voces. Que nos echaban una mano otros artistas. A eso responderé en el siguiente capítulo, y añadiré unas revelaciones muy interesantes que demuestran que más bien era al contrario. ¡Hasta muy pronto!".

Extra Bonus Info: después de leer el artículo, Manolo ha recordado algunas cosas más sobre el paradero de sus bajos (no de todos): "El Guild color cereza se lo regalé a mi sobrino Javier. Aunque se dedica a otros menesteres audiovisuales, emplea parte de su tiempo libre en tocar con un grupo de Madrid llamado Greenwich Village. Hacen versiones en directo de los 60, 70, y 80 y tocan los fines de semana en un par de clubes (Segundo Jazz y Honky Tonk). Otro sobrino mío, Alberto, se dedicó a la música y en la actualidad tiene un grupo llamado Semilla Negra. Hacen versiones de música española de los 70 y 80 de manera brillante y con mucha fuerza. Él en particular es un excelente compositor y toca el bajo y la batería muy bien. A éste sobrino le regalé un bajo de ocho cuerdas (dos octavas) de marca Hagstrom. Yo casi no llegué a utilizarlo con Los Brincos, pero él ha sabido sacarle una sonoridad estupenda. Finalmente, el Fender Precision se lo cedí a Miguel Morales. Todavía lo conserva, aunque en el grupo que lidera haciendo música de Los Brincos (y en otro llamado Etiqueta Negra que también actúa los fines de semana en Segundo Jazz) lo que toca es la guitarra de acompañamiento, aparte de poner la voz, claro está".

Escrito por Equipo de Pop Thing el 8 de Mayo de 2008 · 07:21 AM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..