Cargando
  28 de Septiembre de 2006

Pop español de los 60: Los Rangers (parte I)

Vuelve a nuestras páginas Mr. Rock & Roll, un colaborador de campanillas de esta web, que desea permanecer en el anonimato. Perteneció a uno de los grupos pioneros del rock and roll y del pop españoles, se codeó con todas las figuras del momento y dispone de información privilegiada que quiere compartir con todos nosotros. Ahora que se habla tanto de la recuperación de la memoria histórica, vamos a ponernos a ello en el inmenso campo del pop nacional de finales de los 50 y de la década de los 60. Hoy toca hablar de Los Rangers (los de Madrid), otro grupo de los que tuvieron el mérito de abrir camino a todo lo que vendría más tarde.

Los Rangers, con dos guitarras y un bajo Super Custom, en acabado dorado, y una batería Hollywood de color verde"Debía de ser el verano de 1959, cuando los dos hermanos Soler, Miguel y José Antonio, ambos alumnos del Colegio de La Sagrada Familia, decidieron formar un grupo, ya que los dos tocaban en la rondalla del colegio, uno la bandurria y el otro la guitarra. Su padre Don Miguel, tocaba algo la guitarra española y creo que tenia una Ramírez. Supongo que eso fue lo que provocó que sus hijos se aficionaran tan pronto a la música. Don Miguel fue una persona muy importante para el grupo, ya que esponsorizó económicamente todo el equipo de sus hijos. La familia Soler vivía en la calle Sainz de Baranda, en una casa en la que hoy vive la hermana de Miguel y José, ya que los padres murieron hace algunos años. Antes de continuar, debo de decir que el Barrio de Salamanca, en Madrid, fue un vivero de grupos de aquella época. En las cervecerías de las calles Ibiza, Narváez, Doctor Castelo, Sainz de Baranda, Menorca y demás, te podías encontrar casi a diario con miembros no solo de Los Rangers, sino de Los Titanes, Los Tonys, Los Vándalos, Los Estudiantes y Los Brincos. No al mismo tiempo, claro, porque son bandas de distintas épocas, pero si que todos eran de aquella misma zona".

"Un poco mas arriba, en Doctor Esquerdo, cerca de Manuel Becerra, vivía Eduardo Bartrina, que conoció a los hermanos Soler en el bulevar de Sainz de Baranda. Eduardo tocaba un poco la guitarra que le había regalado su abuela y entabló amistad con los hermanos Soler. Asi empezaron Los Rangers, aún sin ningún nombre oficial, pero con dos guitarras de palo y una bandurria, tocando cosas de Paul Anka o Elvis (con Miguel a la voz) o algún que otro instrumental de The Shadows, que se tocaban con la bandurria como guitarra solista, Miguel de rítmica y Eduardo de bajo. Con la aparición de Emilio de Villota, el que luego fuera corredor de coches de Fórmula 1 y que entonces vivía en la calle Duque de Sexto, llegó durante muy poco tiempo la posibilidad de incorporar una batería al grupo, ya que él tenia un tambor. Pero digo que duró muy poco tiempo, por que dejó aquel incipiente grupo, prácticamente antes de iniciarse. Pero el gustillo de tener un grupo formado en serio ya había hecho mella en los demás. Don Miguel, el padre de los hermanos, les compró una guitarra eléctrica a cada uno de sus hijos, a Miguel una guitarra de jazz de caja, con un solo cutaway y dos pastillas. Nunca se supo la marca de aquella guitarra. En el grupo la apodaron 'la Vikinga', por que si os fijáis en las fotos de la época, veréis que Miguel le puso un montón de mechones de pelo colgando del clavijero. La guitarra de José era mas decente: una Custom de dos pastillas con un solo cutaway, en color azul, que dentro de lo que había, no sonaba mal. Uno de los amplificadores era un Selmer, forrado de skay verde y que llevaba una reverberación de muelles que chillaba mucho. El otro, si mal no recuerdo, lo hizo un amigo de ellos que estudiaba Electricidad por correo y que vivía en la calle Ibiza".

Escrito por Equipo de Pop Thing el 28 de Septiembre de 2006 · 03:55 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..