Cargando
  17 de Diciembre de 2005

Purple Weekend 05: tercer día (parte II)

Ya había dado buena cuenta de la primera parte del viernes, en lo que a conciertos se refiere, pero aún me quedaban Mark Joseph, Cooper y Fastball. ¡Casi nada!

Viernes, 9 de diciembre de 2005. Escenario de la Feria.

Mark Joseph, en el Purple (C) F. PadoLa primera decepción del día fue el británico Mark Joseph. La organización del festival lo había presentado como a un artista mod a ultranza, pero su sonido en directo parece estar más cercano a los postulados indies de otras bandas británicas que a su adorado (reconocido por el mismo Mark) Paul Weller. Yo ya había escuchado su primer trabajo, que me parecía un pop súper producido e insustancial, pero me habían comentado que en directo ganaba, que su sonido era mas revivalista, cercano a bandas como Merton Parkas, por poner un ejemplo. Nada de eso, el sonido en directo es lo que se escucha en el disco, muy bien tocado eso sí, y con una banda muy compacta pero en ningún momento me parece que se corresponda con lo que se nos quiere vender desde su web o desde la hoja promocional de su disco. Prueba de lo que estás leyendo es que las primeras filas se fueron vaciando a medida que el concierto seguía su curso. Mucha gente aprovechó para irse a los respectivos hoteles, a cenar algo y a reponer fuerzas.

Viernes, 9 de diciembre de 2005. Escenario Purple.

Alex Díez (Cooper) con su Epiphone (C) F. PadoApostar por Cooper es apostar sobre seguro y eso no hay nadie que lo discuta. Todo un acierto el haber metido a los leoneses en el cartel, por diversos motivos: gustan a mucha gente, Alex se merecía el estar tocando en el Purple por motivos obvios y además (que no es poco) la banda funciona como una pieza de relojería suiza. Se notaba la variación de publico en el pabellón del hispánico, con más gente joven que el día anterior y con aficionados a sonidos más orientados al pop. Los de León jugaban en casa y tenían al publico ganado de antemano, fueron tocando temas que ya se han convertido en clásicos por derecho propio, como 'Cierra los ojos', 'Tecnicolor', 'Rabia' (tema que compuso en homenaje al Purple Weekend). Entre tema y tema, Alex dedicó un sentido homenaje a su ex-compañera sentimental, Elena, actual organizadora del Purple, así como a toda la gente que ha apoyado al festival durante todos estos años. El momento cumbre del concierto fue cuando atacaron el tema de Los Flechazos 'Quiero regresar', momento en el cual el pabellón entero parecía venirse abajo. Una única pega: ¿por qué Cooper no salieron a tocar ningún bis, pese a la insistencia del público?

Fastball, en el Purple Weekend 05. (C) F. PadoLos tejanos Fastball comenzaron mal su andadura por el Purple Weekend incluso antes de subirse al escenario. Ya en la rueda de prensa ofrecida en el hotel los americanos hicieron gala de unos aires de estrellas que nadie se esperaba, llegando a afirmar entre risas y sin cortarse un pelo desconocer todo acerca de España y su cultura. Entre risotadas y bromas, afirmaron que no serian capaces de señalar su localización en un mapamundi. Tampoco disimularon ni se avergonzaron ni un ápice a la hora de decir no saber nada de nada del Purple Weekend. Pero pasemos al concierto que es lo que nos interesa: pocos momentos brillantes tuvo éste, si exceptuamos escasos momentos de lucidez como cuando interpretaron uno de sus hits 'Lou-ee Lou-ee” o 'Sooner or later'. Por lo demás los yankees ofrecieron un concierto aburrido donde los haya, no llegando a conectar con el respetable (que llegó incluso a perderles el respeto a ellos) en ningún momento. Hacia la mitad, hicieron una versión de Los Kinks ('Till The End Of The Day') pero ni por ésas. Se oía comentar entre la gente la posibilidad de que hubiera cierta maldición sobre el escenario Purple. Por si fuera poco y sin que nadie se lo pidiera, el cuarteto salio a tocar bises. Sorprendieron con una ranchera, el clásico 'Volver, volver', que enfadó a cierto sector ubicado en las primeras filas, que comenzó a silbar y a insultarlos. A Fastball no les importó. Siguieron tocando y acabaron con una pobre versión de los Stones. Pobre como ellos mismos.

Pero todavía quedaba el sábado. Aún había mucha tela que cortar.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 17 de Diciembre de 2005 · 03:49 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..