Cargando
  9 de Enero de 2007

Purple Weekend 06: primer día (parte I)

Fernando del Río volvió a acudir al Purple Weekend (en su edición de 2006) en representación de Pop Thing. Gracias a la amabilidad de la organización, nuestro sagaz reportero obtuvo la oportuna acreditación de prensa y se hinchó a hacer fotos y redactar crónicas. Pero empecemos por el principio, que es mejor. He aquí la primera parte del primer día, en toda su intensidad, tal y como lo vivió Fernando.

Jueves, 7 de diciembre de 2006.

Cuando el pasado mes de octubre, Pop Thing y otros medios de comunicación anunciaron que el Purple Weekend se iba a celebrar en 2006, muchos fuimos los que suspiramos aliviados. Una vez superada la incertidumbre a la que por desgracia nos hemos ido acostumbrando, nos comenzamos a movilizar, reservando alojamiento en León, pidiendo días libres en el trabajo, tratando de saber aquí y allá, y en cierta medida gracias a parte de la organización, qué bandas vendrían este año... en fin lo de casi siempre. ¡Y que siga, por favor!. Las fechas definitivas de este año iban a ser el siete, ocho y nueve de diciembre de 2006, por lo tanto, el día 7 con mi bolígrafo, mi cuaderno de apuntes y mi cámara fotográfica dispuesta a no perder detalle, emprendí el camino hacia la capital leonesa desde Madrid. El cartel del Purple no podía comenzar mejor, porque sobre el escenario podríamos ver a bandas como Octubre, D.C Fontana, Los Imposibles y por último a Koacha, que se incorporaron al festival en sustitución de Ian Page y sus Secret Affair.

Si el Purple no podía comenzar mejor, para mí no pudo ir peor, ya que debido a la congestión del trafico a la salida de Madrid, el viaje se demoró más de lo que pensaba y llegué muy tarde a León. A eso de las diez de la noche y con el nerviosismo propio del que sabe que ya se ha perdido las dos primeras bandas, me presente en el Estadio Hispánico Gil de Villasinta. Los murcianos Octubre ya habían tocado; aunque ya los he visto, nunca está de más reencontrarse con esta banda de pop con mayúsculas. En activo desde mediados de los noventa, acaban de sacar al mercado su tercer larga duración, quizás su trabajo más maduro y que esperemos les lleve al lugar que se merecen. Por lo que pude saber después, su concierto fue de lo más disfrutable. A pesar de tocar ante una audiencia muy escasa, el cuarteto supo sacar adelante su actuación. Otros a los que no pude ver fue a D.C Fontana, banda británica de soul, cuyos orígenes (a pesar de la juventud de los componentes) habría que buscarlos a principios de los noventa. Gracias a fuentes de la organización del festival, me enteré de que la desgracia parecía haberse cebado con los británicos: de sus dos vocalistas femeninas una cayó enferma el día antes de la actuación, y la otra, en un alarde de profesionalidad digno de elogio, salió al escenario del Purple con la voz más que tocada por culpa de un resfriado y con casi cuarenta de fiebre. A pesar de todo ello, por las opiniones que pude recabar, D.C Fontana, hicieron bailar a todos los asistentes gracias a su soul pegadizo. ¡Todavía me lamento por no haberlos visto!

A los que si pude ver, fue a los míticos Imposibles. La banda madrileña ha vuelto y parece que para quedarse, aunque como ellos mismos han dicho siempre, nunca se fueron, sólo era un intermedio. Aprovechando la reedición de su primer larga duración Hoo Haa!! (por parte de la compañía discográfica Bittersweet), Los Imposibles retomaron el pasado año 2005 su actividad musical, volviendo a girar con la banda allí donde se los llame, ofreciendo una serie de conciertos que nada tienen que envidiar a sus tiempos mozos. La banda liderada por Paco Poza y Lagarto, estaba contenta de estar en el escenario del Purple, y se le notaba. Contagiando de su felicidad al respetable, ofrecieron un concierto que hubiera sido poco menos que glorioso si hubieran arriesgado menos y hubieran tocado más clásicos de su repertorio. Pero los de Madrid parecen querer demostrar que no son una banda anclada en el pasado y basaron gran parte de su concierto en temas nuevos que conformarán su nuevo trabajo. Este hecho dejó frío a parte del publico que esperaba corear viejos himnos. Aún así, Los Imposibles pudieron con todo. Como dato anecdótico, a mitad de su concierto, un buen numero de chapitas de la banda fue regalado entre el publico, detalle que siempre da color y se agradece. En lo musical, el momento más entrañable para el que esto escribe, fue la revisión del clásico 'It´s Cold Outside'. En definitiva, Los Imposibles dejaron claro que no quieren ser una banda para el recuerdo, tienen material nuevo, y van a seguir componiendo buenos temas, quieren mirar hacia el futuro y yo sinceramente espero que estén en activo otros quince o veinte años. ¡Eso como poco!

Escrito por Equipo de Pop Thing el 9 de Enero de 2007 · 04:00 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..