Cargando
  5 de Enero de 2007

Purple Weekend 06: tercer día (parte II)

Y se acabó, por este año se acabó el repaso que, con Fernando del Río, hemos dado al Purple Weekend 2006. Cerramos crónica con tres grandes grupos: The Purple Hearts, The Electric Prunes y Kula Shaker. ¡A finales de 2007, más y mejor!

Sábado, 9 de diciembre de 2006 (segunda parte).

The Purple Hearts 2006Para acabar este Purple, tuvimos el placer de disfrutar con una de las bandas más emblemáticas de lo que se vino a ser el Revival Mod de últimos de los setenta y principios de los ochenta. Estoy hablando de The Purple Hearts. La ocasión era muy esperada por los incondicionales de la New Wave y del Revival, entre los que me incluyo. Se cuentan con los de dedos de una mano las veces en las que se ha podido ver de nuevo a la formación original reunida. Ésta era una de ellas, y no era cuestión de desaprovecharla, así que me aposté al lado del escenario para no perderme ni un solo segundo de actuación de los británicos. Para empezar su actuación, Robert Manton y los suyos descargaron una incendiaria versión del 'Makin Time' de Creation, buena manera de comenzar, y si exceptuamos algún medio tiempo, como el homenaje que hicieron a Syd Barrett, por lo demás el concierto fue de lo mas disfrutable y dinámico. Los tipos están en plena forma y nadie diría que rondan los cincuenta años de edad, y si no que se lo digan a los técnicos que tuvieron que cambiar varias veces la guitarra a Simon Stebbing, ya que éste la aporreaba con tal gana que hacía saltar las cuerdas cada pocos temas. ¿Momentos destacables de la actuación? Cuando atacaron, para delirio de los allí presentes, clásicos de su repertorio como 'Millions Like Us' o 'Jimmy'. En fin, que no decepcionaron, y para ser una banda de músicos que no suele prodigarse, sonaron muy compactos. Como decía la propia Elena Iglesias: "¡Los Purple en el Purple!".

Si The Purple Hearts no dejaron mal sabor de boca, la siguiente banda, The Electric Prunes, más mítica que la de los británicos, se empeñó en ofrecernos un concierto plagado de canciones muy pesadas, solos de guitarra interminables y excentricidades que, lejos de hacer gracia, aburrieron al personal de lo lindo. La deserción de parte de la gente que se había puesto en primera fila para ver a los Prunes se hacia patente a medida que iba discurriendo el concierto. Y eso que la nueva formación prometía, a juzgar por los comentarios de algunos medios y por la buena pinta que tiene el nuevo proyecto. Pero poco queda ya del delicado espíritu con sabor a Psicodelia y Pop que les hizo pasar a la historia por la puerta grande. Ni siquiera la interpretación de su hit 'I Had Too Much Too Dream (Last Night)' pudo salvar una actuación que pasó por el Purple sin pena ni gloria. Eso sí, después del concierto, y por lo que pude hablar con bastante gente, se planteó del sempiterno debate: ¿merece la pena gastarse gran parte del presupuesto del festival en viejas glorias?. Hay opiniones para todos los gustos, la mía es que no siempre se acierta, pero a veces hay bandas que conservan casi el mismo espíritu y las ganas de tocar que en los 60. Tenemos el ejemplo de The Remains. También hay que entender que el festival tiene que tener siempre, al menos, dos cabezas de cartel, con un nombre muy importante que invite a la gente a acudir a los conciertos y sirva de reclamo.

Crispian Mills, de Kula ShakerEl Purple se terminaba, en lo tocante a las actuaciones en directo. Me desplacé hacia las primeras filas para ver que se cocía por aquellos lares. Cuando me quise dar cuenta, me vi rodeado de público mayoritariamente femenino. ¿Habrían notado que el enviado de Pop Thing estaba por allí? No, no era eso. Toda la atención de aquellas féminas estaba puesta en el líder de los británicos Kula Shaker, Crispian Mills. La banda (alumnos aventajados de The Electric Prunes, entre otros), sabedores que eran los que cerraban tan magno evento, y de que la gente quería saltar, no se cortaron en derrochar energía sobre el escenario. Tocaron todos sus hits, creo que no faltó ni uno. Con un recinto lleno a reventar, no faltaron buenos momentos, como la interpretación de 'Great Hosanna' (de su segundo álbum) o el ya clásico contemporáneo 'Hey Dude'. Tampoco faltó su versión de 'Hush': ¡el estadio se venía abajo! Crispian Mills y los suyos sólo se arriesgaron a presentarnos dos temas nuevos de lo que será su próximo álbum. Se les puede acusar de poco atrevidos, pero el concierto fue enérgico y divertido, y eso, después de lo que habíamos visto, se agradecía mucho. El Purple Weekend, ahora sí, había finalizado.

¿Y cuanto dicen que queda para el siguiente?

Fotografías: (C) Fernando del Río, 2006.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 5 de Enero de 2007 · 03:56 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..