Cargando
  2 de Febrero de 2008

Purple Weekend 07: segundo día (parte II)

Purple Weekend 2007, segundo día, segunda parte. Sí, Fernando del Río prosigue con su exhaustivo relato de todo lo que aconteció en el clásico festival que cada año se celebra en León. Fortune Tellers, Dean Parrish & The Teenagers y The Thrills llenaron de buena música la tarde del viernes 7 de diciembre del pasado año.

Viernes, 7 de diciembre de 2007 (segunda parte).

The Fortune TellersSegunda vez que intervenían The Gurus en el Purple, y segunda vez que me los perdía. No tengo perdón, y más sabiendo que se presentaban con fuerzas renovadas y con nuevos temas. Parece que desde que están en Bip Bip Records (el sello dirigido por Albert Gil) las cosas les van muchísimo mejor. Y mirad que intenté estar a la hora justa en el Estadio Hispánico, pero fue imposible, ya sabía yo que con estos horarios alguna banda se quedaría en el camino. Otra vez será. Lo de Los Fortune Tellers ya era otro cantar. Si la memoria no me falla, ya son tres las ocasiones en las que el cuarteto de Madrid ha estado por tierras leonesas. No éramos pocos los que ya habíamos hablado de verlos en el escenario grande, y por fin sucedió. Era un sueño cumplido para ellos y para sus fans. Debajo del brazo venían con su trabajo grabado, Remember The Future and Taste Broken Cups, plagado de buenas canciones y con una producción mas que envidiable para lo que se suele oír por aquí. Así pudimos disfrutar de temazos como 'Angel Over Me' o 'She's My Pride'. Si los Tellers fueran extranjeros, estarían dentro de los grandes. Pero en este país no se presta la atención que se debería a las cosas buenas de aquí. La banda suena cada día mas compacta. No puedo dejar de resaltar una vez más la voz de Sergio, que imprime ese sello tan personal a la banda. Excelente.

Como el que no quiere la cosa, llegamos a uno de los momentos mas esperados para la comunidad soulera. Era la visita del mítico Dean Parrish, acompañado de los elogiados The Teenagers. Si el cantante inglés se ha fijado en ellos, por algo será. Parece que los granadinos se han convertido poco a poco en su banda de acompañamiento oficial. Estaba claro que Parrish jugaba en casa, era mucha la expectación por ver a este mito del Northern Soul. Y todo ello precedido por un aluvión de buenas criticas motivadas por su reciente reaparición y actuación en una sala de Madrid. Para ir calentando, los de Granada comenzaron sin Dean, sonido perfecto, actitud y buen gusto musical para ir abriendo boca. Alrededor de media hora fue tiempo más que suficiente para hacernos disfrutar, pero también suficiente para que el fantasma de los rumores apareciera de nuevo entre los allí presentes. Se comentaba que Parrish vio el estadio abarrotado y pidió más dinero a la organización para salir al escenario. Ésta se negó en redondo pero al final llegó a un acuerdo con el representante artístico del cantante. Traté de contrastar esta información con gente de la organización y con algún allegado a la misma, pero en ningún momento soltaron prenda. Por lo tanto, la cosa se quedó en mero rumor.

Cuando menos lo esperábamos, el cantante afincado en New York salió a escena, precedido por un 'speaker' que le presentó, animando así a la concurrencia. El señor Parrish no parece tener la edad que tiene, ni más ni menos que 62 años. Su voz continua siendo un huracán, y su presencia en el escenario lo llena, como muy pocos saben hacer. Se le veía emocionado de actuar ante tanta gente. Tanto era así, que casi presentaba todas las canciones, contando divertidas y jugosísimas anécdotas. Comenzó con 'Tell Her' para seguir con temas como 'Determination', 'Broken Bottles And Sticks' (una de mis favoritas). Hizo un guiño a Paul Weller con el tema 'Left Right And Centre' y también interpretó el imprescindible himno 'I'm On My Way', toda una declaración de principios de un superviviente del Wigan Casino. En los bises lo repitió. La actuación de Dean Parrish quedó grabada en mi memoria.

Casi sin enterarnos ya habíamos llegado a la última banda de la noche. Los aficionados a los sonidos más actuales estaban de enhorabuena: si hay un grupo del que la prensa especializada ha hablado durante el 2007, esos son The Thrills. Los de Dublín, aparte de haber grabado grandes trabajos, se han granjeado una merecida fama de esquivos y misteriosos. De hecho, en directo no se prodigan mucho, no les gusta salir nada de gira, según ellos mismos dicen. Ya sea por eso o por vaya usted a saber qué, su concierto fue frío, muy frío. Una muestra más de que un sonido impecable y unos buenos músicos no lo son todo a la hora de subirse a un escenario. Y es que en esta actuación faltó el ingrediente más importante a la hora de convencer a un experimentado publico: la pasión. The Thrills tienen canciones perfectas que bien podrían haber explotado. Se ve que no era su noche.

Después de un refrigerio en el bar del Hispánico, pusimos de nuevo rumbo a OH Leon, donde nos esperaban algunos de los más reputados DJs de la escena nacional e internacional. Paloma Cool Club fue la encargada de darle color negro a esa noche, con su maletín de Soul. También pudimos disfrutar con Alex Cooper (y con su eclecticismo y gusto a la hora de pinchar) y por supuesto con el inevitable Rob Bailey, que, cada día más, me parece un DJ sobrevalorado. Mientras todo esto ocurría en la planta de abajo, arriba estuvo uno de los pinchas más controvertidos y geniales que ha pisado el Purple. Si, es Juan de Pablos, sus sesiones nunca dejan indiferente, para lo bueno y para lo malo. El caso es que cada vez que yo subía, me lo pasaba pipa. Y es que a veces conviene despojarse de los prejuicios musicales.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 2 de Febrero de 2008 · 02:46 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..