Cargando
  18 de Octubre de 2005

The Searchers: entrevista a Frank Allen (parte IV)

Cuarta entrega de la entrevista con Frank Allen, de Los Searchers. El bajista reflexiona sobre la evolución del grupo a partir de 1966, sobre la marcha de Pye...

PT: Los Searchers son hoy, sin duda, una leyenda, pero... ¿No le parece, Frank, que en 1966 el grupo se había quedado anticuado y ya no era una banda que estuviera de moda?

Frank: Sí, eso es cierto. Habíamos perdido el favor del público y hubiese costado mucho más esfuerzo del que éramos capaces de reunir volver a ser la fuerza que habíamos sido. De cualquier modo, entonces estábamos mucho más preocupados por sobrevivir, sin más.

PT: John Blunt fue el sustituto de Chris a la batería, desde mediados de 1966 a 1970. John McNally dijo hace tiempo al autor Mike Ober que Blunt no era un tipo muy estable. ¿Algún comentario?

Frank: John Blunt era un tipo divertido y una persona agradable. Pero sí, era bastante salvaje. Era un batería muy entusiasta, aunque ese estilo no era el adecuado para Los Searchers. Tenía una conducta errática, irregular, pero ése era también parte de su encanto. ¡Me pregunto si esto es algo que sucede con todos los baterías! Sólo lo cogimos temporalmente, pero estuvo con nosotros tres años. Al final, se hizo demasiado difícil manejarle: llegaba tarde, se equivocaba de lugar de actuación e iba a otro sitio y en una ocasión lo detuvieron por posesión de marihuana, lo cual iba completamente en contra de nuestra imagen.

PT: Los Searchers dejaron Pye en 1968. ¿Cómo fueron los meses finales con Pye?

Frank: Nada buenos, lo que fue una pena. Las sesiones de grabación no nos llevaban a ningún sitio, estábamos completamente fuera de las listas de éxitos. Tony Hatch hacía todo lo que estaba en su mano para encontrarnos una nueva dirección. Empezó a escribir en el estudio una nueva canción para nosotros, llamada 'Camberwell Green', que era un nombre que él había visto en un autobús de Londres. Era una canción con un ritmo complicado que John Blunt encontraba difícil de interpretar. Creo que hubiese sido una buena canción. No sé si parte de ella existirá todavía en algún sitio. Tony Hatch quería que probásemos con un batería de estudio, pero a nosotros no nos pareció correcto hacer eso.

Hubo una discusión con Tony sobre esto y pedimos otro productor. Ibamos a grabar con Tony McAuley, el nuevo niño prodigio de Pye que había tenido éxito con Los Foundations y con Long John Baldry. Todo iba estupendamente cuando, de repente, Tito Burns, que todavía era nuestro mánager en aquellos días, dijo que no podíamos grabar con McAuley, porque la Pye quería reducir nuestros royalties y eso no era aceptable. Tito quería sacarnos de la Pye y que firmásemos por una discográfica independiente.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 18 de Octubre de 2005 · 05:10 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..