Cargando
  16 de Julio de 2008

Avenida da Liberdade, Lisboa

Los que nos seguís sabéis que Lisboa nos gusta mucho. Unos la conocemos mejor que otros, pero todos los del equipo coincidimos en que la capital portuguesa tiene algo, un encanto mágico. Es tan atractiva como Londres o París, pero a su estilo. Es más calmada, más tranquila, no es tan bulliciosa. Y, eso sí, está llena a rebosar de cultura. Lo malo es que no siempre tienen las instituciones los recursos necesarios para mantener todo ese rico patrimonio, sobre todo el inmobiliario...

Un edificio en la Avenida da LiberdadeHace una semana, se quemó de arriba a abajo el número 23 de la Avenida da Liberdade, una de las grandes vías más hermosas de la capital. Esta larga avenida une el Parque de Eduardo VII y Marqués de Pombal con la zona de Restauradores y te encamina hacia Rossio, Baixo Chiado y la Plaza del Comercio, el área más típica de Lisboa. Liberdade es ideal para pasear, con sus árboles centenarios y sus pequeños jardines. Y también es ideal para observar, porque allí están las mejores tiendas, antiguas y nuevas, los hoteles de campanillas y los lujosos concesionarios de coches. Aunque lo mejor son los edificios del siglo XIX.

La Avenida da Liberdade se urbanizó hace más de 100 años y muchas de las casas de vecinos (destinadas a la clase media - alta) que se construyeron entonces siguen ahí. Una buena parte han sido abandonadas a lo largo de los años. Sus propietarios no las mantienen y las fincas van decayendo a ojos vista. Hay más de 4600 en toda la ciudad. Aunque el ayuntamiento promueve su rehabilitación, la burocracia es tan lenta que los permisos se eternizan. Mientras, los predios (que así los llaman en Portugal) se echan a perder definitivamente. Como pasó con el número 23 de Liberdade. La casa, un inmueble centenario, estaba desocupada. Alguien entró. Un vecino de al lado avisó a la policía, pero no le hicieron caso. Horas después, el edificio empezó a arder como la yesca. Su estructura de madera hizo que el incendio se propagara con rapidez y que afectara a las fincas cercanas. Se tardaron horas en sofocar las llamas. No hubo desgracias personales, menos mal.

Algunos lisboetas ya se han dado cuenta de todo lo que están perdiendo y lo denuncian en sus blogs. Es un buen comienzo. De todas maneras, no hay que irse a Lisboa para comprobar que este fenómeno está muy extendido. Seguro que en vuestras ciudades se han dado casos parecidos que bien podrían haberse evitado.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 16 de Julio de 2008 · 10:09 AM

Anterior
Siguiente

Comentarios

Comparto los piropos a Lisboa y la preocupación por muchas de las fachadas de sus edificios, más en la Baixa que en Chiado o Liberdade. Pero es mucho más triste la situación que viven los edificios de Oporto: la decadencia da paso a la miseria.

Enviado por Sam Cooke el Julio 24, 2008 02:46 PM

Gracias por el comentario, Sam. ¡Que no sea el último! Lástima también lo de Oporto, tienes toda la razón...

Enviado por Equipo de Pop Thing el Julio 24, 2008 10:52 PM

¿Quieres añadir tu comentario a este post? Pues no tienes más que rellenar los campos del formulario de aquí abajo:

Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..