Cargando
  9 de Mayo de 2005

Especial Frank Borzage (parte I)

El Festival de Cine de San Sebastián siempre presta gran atención a sus retrospectivas. Para el aficionado al cine, tienen igual valor que el que pueden tener las secciones más famosas del certamen internacional Donostiarra, como la Sección Oficial o el Zabaltegui. No pasan desapercibidas. Dan al festival el ingrediente verdadero que hace de él lo que es: una fiesta del cine. La presencia de actores, las idas y venidas de directores e intérpretes en los ‘Mercedes’ oficiales de la organización, el glamour o la firma de autógrafos en el ‘Maria Cristina’ son sólo la apariencia exterior del Festival de Cine de San Sebastián.

El corazón está en las películas y, para nosotros, tanto más en las retrospectivas y los ciclos temáticos como en las recientes obras que se presentan a concurso. La ‘ZonaCine’ de ‘Pop Thing’, especializada en cine clásico, acudió a la edición número 49 del festival (septiembre de 2001) con la mirada puesta en la excelente retrospectiva del gran director norteamericano Frank Borzage. Y aquí está el relato de todo lo visto por el enviado especial de la ‘ZonaCine’ de ‘Pop Thing, nuestro experto particular, Miguel Valpuesta, que, bolsa del festival en ristre y con la acreditación al cuello, recorrió todas las salas en un periplo que no admitía descanso. Que queden expresadas las gracias a Begoña Sanz Ochoa, colaboradora de esta web, sin cuya inapreciable ayuda nos hubiese sido imposible abarcar tanto talento, tanta magia, tanto cine.

Un poco de biografía

frankborzage1.jpgFrank Borzage nació el 23 de abril de 1893, en Salt Lake City (UTA), en el seno de una familia de origen italiano y de muy escasos recursos. Según los historiadores cinematográficos Hal Erickson y Bruce Eder, Borzage sólo estudió la enseñanza primaria, hasta los trece o los catorce años. Después se puso a trabajar en una mina de plata, para ayudar a incrementar los magros ingresos familiares. El trabajo duró poco, porque Frank se fugó de la mina para unirse a una compañía teatral itinerante, en la que ocupó el puesto de chico para todo y ayudante de escenario antes de que se le permitiera interpretar su primer papel como chico de reparto (una especie de corista masculino) y, posteriormente, como actor. Franz Borzage tenía entonces quince años.

Estamos ya en 1912 y es entonces cuando le llega a Frank la oportunidad de saltar al cine: el director Thomas Harper Ince, impresionado por su aspecto atractivo y su pelo rizado, le contrata para interpretar papeles secundarios en las películas mudas de vaqueros que rodaba para la ‘Independent Motion Picture Company’ desde 1910. Ince estaba creando por entonces un nuevo sistema de trabajo para filmar películas, que pasaba por organizar el trabajo, escribir cuidadosamente las escenas y planificar la filmación, de forma que si varias escenas se podían filmar a un tiempo, se filmaban. Este método, común hoy en día, supuso una revolución entonces. Borzage pronto se graduó en la materia y comenzó a dirigir en el recién inaugurado ‘Inceville’, el primer gran estudio de Ince, lo cual resultaba muy conveniente a éste, ya que por un mismo salario, tenía un actor y un director. En 1915 - 1916, después de haber actuado y dirigido para Ince y después también de haber actuado para la ‘Mutual Film Corporation’, Frank se convierte definitivamente en director en los estudios ‘Universal’, pero desde ese año hasta 1920, también trabaja para la ‘American Film Corporation’, la ‘Triangle Film Corporation’ y la ‘Cosmopolitan Productions’, casi siempre dirigiendo westerns (en los que incluso actúa en más de una ocasión) y melodramas. Desde 1916 a 1920, Borzage realizó 31 películas mudas (y lo seguiría haciendo hasta 1927, con la llegada del cine sonoro). La ‘etapa muda’ de Borzage aportó un ingrediente esencial para su futuro como director: el descubrimiento del melodrama romántico. De ahí es de donde partió Frank Borzage para definirse posteriormente como un director de renombre, casi único en su género (Una curiosidad: aunque ‘Seventh Heaven’, de 1927 y ganadora de tres Oscars, fue su primera película sonora, como indica con acierto en la documentación entregada por la organización del Festival y el crítico Augusto Torres, los historiadores Erickson y Eder insisten en que el filme era mudo en su concepción y en su versión inicial).

En 1925, Borzage inicia su relación con los estudios ‘Fox’ (los antecesores de la ‘20th Century Fox’) con los que mantendría una cierta colaboración estable hasta 1937, excepción hecha de puntuales trabajos para la ‘Warner’, la ‘Paramount’ (con la que hizo la primera versión de ‘Adiós a las armas’) la ‘Columbia’ y para productoras independientes como la ‘Pickford Company Productions’. En estos años, Frank Borzage cimenta definitivamente su estilo como realizador de tiernas historias de amor, con el sello conservador y cotidiano de la ‘Fox’, en las que los sentimientos son capaces de sobreponerse a las circunstancias adversas de la vida. Su propuesta va más allá del melodrama, lo supera en estilo y en gusto. Y deja entrever el realismo del mundo exterior, que, para el amor como tal, resulta extraño y hostil. Borzage no es almibarado. Sus películas son, con frecuencia, chispeantes y llenas de vida. Borzage es un clásico, uno de los grandes directores del cine norteamericano. El mejor periodo de su filmografía abarca precisamente estos años, de 1927 a 1940, con otro Oscar al Mejor Director en 1931, con ‘Bad Girl’. La carrera de Borzage en esa época corrió paralela, en cierta manera, a la del realizador Mitchell Leisen, que también dirigía con frecuencia películas románticas, aunque más elaboradas y más tendentes a la comedia (Leisen, por cierto, fue objeto de otra retrospectiva en el Festival de Cine de San Sebastián hace pocos años).

Borzage, ya consagrado, fue contratado por la ‘Metro Goldwyn Mayer’ en 1937. La ‘Metro’ era otra cosa muy diferente a la vieja ‘Fox’ (desaparecida en 1935 al crearse la ‘20th Century Fox’). Era un gran estudio, tenía muchos más medios, las producciones resultaban más lujosas... pero también el ambiente de trabajo era distinto. Los ejecutivos de la ‘Metro’ (en especial, Mayer) controlaban muy de cerca la filmación de cada película y el trabajo de los directores y actores. Frank Borzage notó el cambio. Aunque siguió con su particular impronta y dirigió películas que hoy se citan como clásicas de la MGM (‘Mannequin’, de 1937, ‘Three Comrades’, de 1938 y ‘Strange Cargo’, de 1940) los estudios le obligaron a rodar filmes musicales que él no deseaba hacer. En torno al año 1943, Borzage se aleja de la MGM. Hasta 1948 deambula por varios estudios (‘Universal’, ‘RKO’, ‘United Artists’...) y dirige otras 7 películas, pero su momento había pasado, aunque nunca dejó de ser un gran director, incluso cuando lo que dirigía en esos días no era en su conjunto una gran obra.

Nuestro protagonista se retiró del cine, a efectos prácticos, en 1948, debido a problemas personales. En 1958 hizo ‘China Doll’, una película de guerra sin mayor interés, y en 1959 firmó ‘The Big Fisherman’, un deslustrado drama épico – religioso sobre la vida de San Pedro. En 1961, algunas fuentes indican que codirigió la producción franco – italiana ‘Journey Beneath The Desert’, una película de ciencia ficción en la que intervenían Jean Louis Trintignant y Gian Maria Volonté.

Sea como fuese, en 1962, con 69 años, Frank Borzage murió, siendo uno de los mejores directores del cine norteamericano pero sin haber obtenido tal reconocimiento. Gracias a que existen los festivales de cine, y gracias a retrospectivas como la que comentamos, el valor de Borzage debe ser recalculado y colocado en su verdadera cota, por el bien de todos los aficionados al cine.

La filmografía de Borzage programada en la 49 edición del Festival de San Sebastián:

frankborzage2.jpgFrank Borzage filmó entre 88 y 91 películas, según a quién hagamos caso. De todas ellas, el Festival seleccionó 42, 9 de las cuales correspondían a la etapa muda de Borzage. La muestra fue excelente, tanto por la cantidad (casi la mitad de toda la obra del director) como por la calidad (no faltó ni un solo clásico de Borzage). La Filmoteca Nacional colaboró, como es costumbre, en la organización de la retrospectiva.

Hoy estamos poco acostumbrados a ver cine mudo, y no es sólo por la falta de sonido, sino por su factura: sus formas nos quedan muy lejanas. Aún así, es fascinante ver esta clase de películas en salas cinematográficas.

‘The Pitch O’ Chance’ (‘American Film Company’, 1915) fue la primera de la retrospectiva, poco más de 26 minutos de western mudo, con Borzage como director, guionista y actor principal en una historia de vaqueros con casi todos los elementos del género: partidas de cartas, duelos a revolver y un toque sentimental intenso. Esta película no aparece en las filmografías de Frank Borzage, que dan como año de inicio 1916, por lo que fue para nosotros una verdadera sorpresa. Entre ésta y la siguiente que figuraba en programa, Borzage filmó otras once películas mudas, con lo que ‘Nugget Jim’s Pardner’ a.k.a ‘The Calibre Of Men’ (‘American Film Company’, 1916) era la decimotercera en su carrera (¡y sólo tenía 23 años!). Esta vez, los 26 minutos de duración (dos bobinas) también muestran el aspecto más polifacético de Borzage, porque otra vez dirige, escribe el guión e interpreta al protagonista de este melodrama en el que parecen mezclarse por vez primera el estilo del pasado y lo que sería el estilo futuro de Frank Borzage: aquí hay trazas de western (buscadores de oro), hay melodrama y hay un amor que es más fuerte que el dinero y la fortuna, porque Hal (el protagonista) encuentra una familia que le acoge, lejos de su verdadero padre, un acaudalado hombre de negocios que le ofrece prosperidad y fortuna, pero poco amor. ‘Until They Get Me’ (‘Triangle Film Corporation’, 1918) fue filmada en diciembre de 1917 y estrenada en 1918. En esta película, Borzage ya no actúa ni se ocupa del guión, aunque sigue centrándose en el ‘western’ (un miembro de la Policía Montada del Canadá persigue contra viento y marea a un criminal) y sigue añadiéndole las precisas gotas de la ‘Fórmula Sentimental Borzage’ (el criminal ama a su hijo recién nacido y trata de estar en contacto con él, pese a las incontables dificultades). En ‘Until They Get Me’, el director contó con Jack Curtis (un actor multigénero con el que volvería a trabajar en 1946), Joe King (que haría unas pocas películas antes de triunfar dedicándose al vestuario varias décadas después, en películas como ´’Exodo’, ‘El juicio de Nuremberg’ y otras) y Pauline Starke (una joven actriz que mantuvo una carrera estable hasta 1930).

Frank Borzage rodó otras catorce películas mudas en el lapso que va desde ‘Until They Get Me’ (1918) a ‘Humoresque’ (‘Cosmopolitan Productions’, 1920), la cuarta producción que nos ofreció la retrospectiva del Festival. Con ‘Humoresque’, Borzage dirigió su película número 32, con lo cual había filmado ya más de un tercio de su obra. Ya no participaba como actor en sus realizaciones, centrándose en su labor como director. ‘Humoresque’ (la historia de una familia judía en el Nueva York de finales del XIX) es destacada por los críticos y efectivamente destaca por su historia, adaptada de una novela de Fannie Hurst que volvería a ser utilizada en una segunda versión de ‘Humoresque’, filmada en 1946 por Jean Negulesco, con Joan Crawford y John Garfield. Curiosamente, Gardfield provenía, en la vida real, del Lower East Side de Nueva York, el lugar en el que la escritora Hurst situaba la acción de su novela).

Después de ‘Humoresque’, quedaban todavía 8 películas de la etapa muda de Borzage en la programación de la retrospectiva, probablemente las mejores, porque el talento del director alcanzó su máximo a caballo entre el cine mudo y el comienzo del sonoro, para mantenerse a ese nivel a lo largo de los años 30. De cualquier manera, la forma y el estilo del ‘Borzage mudo’ ya habían quedado bien definidos para esas alturas de la retrospectiva, y las películas de esa etapa que nos restaban por ver sólo iban a ser confirmaciones de esto. Así pues, vimos con agrado ‘Secrets’ (1924, producida por el propio Frank Borzage), un drama muy apropiado para la atractiva protagonista y coproductora Norma Talmadge, que estaba encasillada en ese tipo de papeles (hasta que el cine sonoro destapó su barriobajero acento de Brooklyn y terminó con el ‘glamour’), ‘The Lady’ (1924), en la que se repite el equipo Borzage / Talmadge y que da como resultado otro melodrama lacrimógeno pero siempre con el amor triunfante (en este caso, amor materno – filial) como fondo del argumento, ‘Daddy’s Gone A – Hunting’ (‘Metro Goldwyn Pictures’, 1925) otro drama, esta vez sirviendo de escaparate a la entonces popularísima Alice Joyce, a la que el público llamaba ‘la Madonna de la pantalla’, ‘Lazybones’ (‘Fox Film Corporation’, 1925) la primera película de Borzage para la ‘Fox’, otro drama romántico que contó con un delicado guión de Frances Marion (futura guionista principal de la ‘MGM’ durante la década de los 30 y habitual de Borzage desde ‘Humoresque’) en el que, por una vez, el amor del protagonista no puede hacer nada contra los convencionalismos sociales, ‘The First Year’ (‘Fox Film Corporation’, 1926), una comedia, con la pareja estrella de la ‘Fox’ (Janet Gaynor y Charles Farell) sobre los primeros meses de vida matrimonial de una pareja, con guión adaptado por Marion a partir de una exitosa obra teatral de Broadway del polifacético Frank Craven (la ‘Fox’ hizo una segunda versión en 1932, esa vez con sonido y dirigida por el interesante William Howard), ‘Seventh Heaven’ (‘Fox Film Corporation’ 1927), que vuelve a presentar a Gaynor y a Farrell, esta vez en un contenido drama ambientado en el París de la Primera Guerra Mundial, premiado con los primeros Oscars de la historia (Mejor Actriz para Janet Gaynor, Mejor Director para Borzage y Mejor Guión Adaptado para Benjamín Glazer) y que contiene una de las más famosas ‘tomas de grúa’ hechas por Borzage (la ‘Fox’ volvió a hacer otra versión de la película en 1937) ‘Street Angel’ (‘Fox Film Corporation’, 1927), estéticamente muy diferente a lo habitual en Frank Borzage (Hervé Dumont dice que es por la influencia de la ‘UFA’ alemana) pero con la misma historia de pareja (otra vez Gaynor y Farell, con Oscar para la primera) que mezcla con mesura drama y romanticismo (da lo mismo que el argumento se centre en París o en un circo, como es el caso aquí, porque el fondo es siempre el mismo: el amor supera toda desgracia). Para finalizar la etapa muda de Borzage, la retrospectiva ofreció ‘Lucky Star’ (‘Fox Film Corporation’ 1929), que es en sí misma un resumen del estilo del director (la Gran Guerra y sus secuelas aportan el componente dramático y la relación entre un ex - combatiente inválido y una joven granjera, con un tercero en discordia, añaden el importantísimo ingrediente romántico). Charles Farrell y Janet Gaynor repiten como protagonistas en este drama rural, en el que también se encuentra casi en estado puro el estilo de la ‘Fox’, nada sofisticado, provinciano en la mejor acepción de la palabra.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 9 de Mayo de 2005 · 09:06 AM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..