Cargando
  9 de Mayo de 2005

Especial Michael Caine 1965 - 1967 (parte II)

Acabamos con el especial de Michael Caine revisando las últimas entregas de la serie del agente secreto Harry Palmer, Funeral in Berlin y Billion Dollar Brain.

'Funeral In Berlin' (1966)

funeral_berlin.jpgEn 1966 llegó la segunda entrega, titulada ‘Funeral in Berlin’.Esta vez no habría barreras: la película saldría bajo el prestigio de la ‘Paramount’ y la dirigiría Guy Hamilton, que había sido el director de ‘Goldfinger’. Todo estaba preparado para asaltar el poder de Bond, esta vez con la deserción de un general soviético como trama principal. No se deseaba crear una copia de 007, sino una alternativa, un personaje diferente. Pero, eso sí, sin perder de vista los elementos que habían hecho famoso a James Bond. Uno de esos elementos era el estrictamente narrativo, el literario, que ya estaba asegurado con las novelas de John Leighton (tan recomendables como las de Ian Fleming) Pero el otro elemento estaba en "Goldfinger’. Cuando ‘Goldfinger" se rodó en 1964 ya se habían hecho otras dos películas de James Bond, todas protagonizadas por Sean Connery. Aquellas dos primeras películas (‘Dr. No’ y ‘Desde Rusia Con Amor’) fueron muy populares y rentables, pero la tercera, ‘Goldfinger’, fue un éxito mundial, un fenómeno sin precedentes. Sin ‘Goldfinger’, James Bond no hubiese pasado a la historia del cine. ¿Y cuál era el ingrediente secreto? Pues que mientras que las dos primeras eran adaptaciones directas y muy estrictas de los libros de Ian Fleming, ‘Goldfinger’ era una adaptación más libre e imaginativa que convertía a Bond en un Super Agente Secreto. Guy Hamilton había dirigido ‘Goldfinger’ y había favorecido esa transformación de 007 y se había convertido en el director favorito de la saga Bond. ¿Quién mejor que él para encargarse del competidor más firme de 007? Pues así fue.

‘Funeral In Berlin’ (Paramount, 1966) logró el reconocimiento de la crítica, que se felicitaba por la sólida continuación de las aventuras de Harry Palmer, un personaje más cercano al mundo del espionaje real que James Bond. En esta ocasión, Harry debe organizar la deserción de un oficial soviético encargado de la seguridad del Berlín Oriental. El reparto, además de Caine, incluye a Oscar Homolka (como alto oficial soviético) y a Eva Renzi (como atractiva ‘chica florero’), además de a una legión de actores y actrices más o menos conocidos como secundarios. Desde luego que Caine sigue su trabajo interpretativo donde lo dejó en ‘Ipcress File’, continuando con la construcción de su personaje. Homolka también está a gran nivel, lo que le aseguraría repetir papel en la tercera entrega de la serie. El problema es el desarrollo del argumento: es muy lento. No es que la historia sea mala, es que al guión le falta ritmo. La película es muy apreciable y la crítica (ya lo hemos dicho) la trató bien, la contrapuso a las películas de 007 al calificarla de "thriller SERIO de espionaje" y hoy en día se la tiene por un clásico que merece ser considerado. Pero no es apasionante como ‘Goldfinger’, quizá porque Harry Palmer, después de todo, ni era James Bond ni pretendía serlo.

'Billion Dollar Brain' (1967)

billion_dollar_brain.jpgEsto nos sitúa en 1967. La serie Palmer había tenido el suficiente éxito como para propiciar una tercera película, que resultaría ser la última de Harry Palmer: (‘Billion Dollar Brain’, 1967, United Artists). Es difícil decir si la serie llegaba a un agotamiento natural o si fue inadecuadamente manejada, lo cierto es que ‘Billion Dollar Brain’ es considerada la peor de las tres películas de Palmer. Y, una vez más, no quiere esto decir que no sea disfrutable. Desde luego, se hizo un esfuerzo para mejorar los resultados de ‘Funeral In Berlin’. Ken Russelll, el controvertido director británico, sería el encargado de llevar a buen puerto el proyecto. El argumento era atrayente y más cercano a las aventuras de 007. Karl Malden y Ed Begley harían de villanos y la malograda Françoise Dorléac aportaría (en uno de sus últimos papeles) el necesario encanto, indispensable en este tipo de filmes. Incluso muchos exteriores se rodaron en Helsinki.

Pues bien, pese a todo, la película fue un sonado desastre comercial: no llegó a recaudar el dinero que se había logrado con las dos películas anteriores. Hay quien dice que lo que se mejoró en trama argumental y en reparto, se perdió en dirección y guión. No hay duda acerca del reparto, es más consistente en ‘Billion Dollar Brain’ que en la peli anterior. Y la idea central del argumento es inmejorable para una película de agentes secretos: un millonario norteamericano, de extrema derecha, pretende acabar con la amenaza comunista provocando una guerra en un país de la órbita soviética (convenientemente inventado en el guión para no herir susceptibilidades). Sin embargo, Ken Russell, un director especializado en otro tipo de proyectos más progresistas y transgresores, no era el profesional adecuado para dirigir la película. Y el guión, un revoltijo de sub - tramas y sorpresas, despistaba al espectador más perseverante, que sólo con mucho esfuerzo llegaba a enterarse de lo que sucedía. Vista la nula rentabilidad comercial de ‘Billion Dólar Brain’, Harry Palmer, nuestro miope agente secreto, más aficionado a los ‘Corn Flakes’ que al ‘Martini’ con vodka, fue, pues, honrosamente licenciado. El proyecto existente para rodar una cuarta entrega de la serie fue suspendido y Michael Caine quedó libre de desarrollar su talento en otros escenarios.

¿Y qué pasa con 'Alfie'?

michaelcaine2.jpg'Alfie' (1966, Gran Bretaña, 'Paramount Pictures') no forma parte de la saga Palmer, y decimos esto porque en algún sitio hemos leído que sí. Algunas conexiones sí tiene, porque 'Alfie'fue dirigida por Lewis Gilbert, que al año siguiente se encargaría de 'You Only Live Twice' (James Bond) y que en los 70 rodaría otras dos entregas de 007 ('Moonraker' y 'The Spy Who Loved Me'). Pero ahí terminan las coincidencias. En 'Alfie' (nominada a cinco Oscars - y de los importantes -), Michael Caine interpreta a un chófer londinense con una intensa vida de soltero y un irresistible encanto para las mujeres... aunque él mismo dude del valor de su 'modus vivendi'. Caine no se llevó su Oscar, pero se confirmó como la gran estrella que ya apuntaba en 'The Ipcress File'. Además, hay cierta similitud entre la interpretación del papel de Harr y el de Alfie. Atención, por último, a las actrices secundarias, entre las que estaban Jane Asher (la novia eterna de Paul Mc.Cartney), Eleanor Brown (la chica de 'Help!') y Shirley Ann Field (la coprotagonista de 'Saturday Night and Sunday Morning', 1960, la película de la que Dave Davies, de los Kinks, dice que fue precursora de la actitud rebelde de los jóvenes del Movimiento Pop).

Escrito por Equipo de Pop Thing el 9 de Mayo de 2005 · 08:20 AM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..