Cargando
  5 de Julio de 2008

'The Bedford Incident' / 'Estado de alerta' (1965)

The Bedford Incident es una de las pocas películas en las que Richard Widmark tuvo el doble papel de productor y actor. A mediados de los 60, hacía mucho que Widmark no tenía contrato con ningún estudio de Hollywood, habiendo preferido años antes la libertad de formar su propia compañía, Heath Productions, a través de la cual aceptaba o no los papeles que le proponían. En The Bedford Incident (o Estado de alerta, que fue como se tituló en España) incluso su mujer de entonces, Jean Hazlewood, repasó el guión, adaptado de la novela de Mark Rascovich.

'The Bedford Incident' (1965)Widmark acertó de pleno con The Bedford Incident. El argumento es excelente, el director (James B. Harris) realizó un gran trabajo, soberbio (¡y eso que nunca había dirigido antes!), Sidney Poitier (un amigo personal de Richard) actuó como un sólido coprotagonista y el grupo de secundarios de lujo (Martin Balsam, Eric Portman, Wally Cox y otros) redondea los excelentes resultados. Incluso los críticos que dicen que Estado de alerta no es un clásico, admiten que la película se merece un notable muy alto y que es una de las mejores que se rodaron en su día sobre la Guerra Fría, un tema muy propio de la cultura popular de los 50 y los 60 que ya hemos tratado antes en la Zona Cine de Pop Thing. Entramos en materia y os contamos la trata de este apasionante filme.

El USS Bedford es un destructor de la Marina de Estados Unidos que tiene como misión patrullar el Estrecho de Dinamarca y la costa de Groenlandia para detectar submarinos soviéticos e impedir que entren en aguas territoriales de los aliados europeos. Su tarea es defensiva, no ofensiva. El capitán, Eric Finlander (Widmark) es un oficial riguroso, estricto, que exige total entrega a su tripulación y que se dedica obsesivamente a su labor. Nunca llega a perder los papeles como el capitán Queeg (Humphrey Bogart) en El motín del Caine (1954), pero hay algo en él que resulta inquietante. De esto último se dan cuenta en cuanto pisan cubierta Ben Munceford (Poitier, que interpreta a un reportero que quiere escribir un artículo sobre el barco y su oficial superior) y Chester Potter (Martin Balsam, que encarna a un doctor de la Reserva que ha sido asignado al Bedford). Los dos perciben que no son bien recibidos y que la tensión, excesiva, se palpa en cada rincón del navío. Los problemas de verdad empiezan cuando el USS Bedford, después de detectar un sumergible soviético en aguas territoriales de Groenlandia, lo acecha sin cesar incluso cuando sale a aguas internacionales. Finlander se niega a dejar escapar a su presa, pese a que sus superiores de la OTAN se lo ordenan y el comodoro Schrepke (un militar alemán, antiguo miembro de la Marina nazi, al que da vida Eric Portman) le advierte del peligro de una confrontación de terribles consecuencias. Finlander no calcula la trascendencia de sus actos y provoca que la situación se vuelva tan extrema que un simple fallo humano, causado por la fatiga, cause el inevitable resultado que Munceford, Potter y otros temían. Las imágenes finales, con las que termina la película, son sobrecogedoras, muy en la línea de Fail Safe (1964) o del anuncio televisivo de la campaña electoral del presidente Lyndon Johnson, que se emitió mientras se filmaba The Bedford Incident. Es un punto final que impresiona.

Este filme tiene numerosos atractivos. Está rodado en un blanco y negro muy duro, de muchos contrastes, para resaltar la tensión de la trama (puede que en esto tuviese algo que ver que fuese realizada en los Shepperton Studios de Inglaterra). Además, el director quiso que tuviese un toque documental y filmó muchas escenas en un barco real de la Royal Navy. Muchos oficiales veteranos han afirmado que lo que vemos en la película se asemeja mucho a cómo eran las cosas a mediados de los 60. En lo que se refiere a los actores, las interpretaciones de los protagonistas son excelentes: Widmark borda su típico papel pero con una madurez que luego se apreciaría en Madigan (1968). Poitier firma uno de sus trabajos más solventes y menos conocidos. Y Balsam encarna con total credibilidad a un oficial médico en busca de otra oportunidad, un ser humano de natural bondadoso que no encaja en la disciplina del Bedford. Estado de alerta cumple con un fin primodial: recordar a las generaciones más jóvenes que los idealizados años 60, en su conjunto, nunca fueron tan felices como luego nos han hecho creer. ¡Ni de lejos!

¿Cómo es esta reedición en DVD que nos presenta Columbia? Es correcta, sin alardes. Apenas hay extras (sólo el tráiler original) aunque la imagen ha sido mejorada algo y el sonido, en Dolby Digital, es decente y se escucha perfectamente en todo tipo de equipos. Es una reedición rutinaria, muy mejorable. ¡Pero nos sirve!

Director: James B. Harris.
Estudios: Bedford Productions Ltd.
Distribuidor: Columbia Pictures.
Protagonistas: Richard Widmark, Sidney Poitier, Martin Balsam. Primera aparición cinematográfica de Donald Sutherland (interpreta al enfermero Nerney).
Música: Gerard Schurmann.
Formato: Blanco y negro.
Duración: 97 minutos (102 en Estados Unidos).
Reeditada: Sí, en DVD, en España.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 5 de Julio de 2008 · 04:19 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..