Cargando
  1 de Junio de 2011

'Un abismo entre los dos' (1962)

Anatole Litvak estaba en el ocaso de su carrera como director cuando, en 1962, filmó Il coltello nella piaga o Le couteau dans la plaie, la película que en España se tituló Un abismo entre los dos y que también es conocida como Five Miles To Midnight. Litvak, nacido en Kiev, dirigió sus primeros largometrajes en Alemania y Francia, desde donde pasó a Estados Unidos en 1937, contratado por la Warner. Allí realizó el grueso de su obra (fue nominado al Oscar al Mejor Director por The Snake Pit, en 1948), regresando en los años cincuenta a Europa. Anatole Litvak, un cineasta sólido y con mucho oficio, siguió firmando buenos trabajos hasta 1970.

Director: Anatole Litvak.
Estudios: Dear Film Produzione, Filmsonor.
Protagonistas: Anthony Perkins, Sofía Loren, Gig Young.
Formato: Blanco y negro.
Duración: De 103 a 112 minutos, según versiones.
Reeditada: Sí, en España y otros países (DVD).

Un abismo entre Loren y Perkins (1962)Litvak era muy polifacético, pero mostró un interés especial por el suspense y el drama, combinando los dos géneros en más de una ocasión, algo que también hizo en su etapa europea. Entre 1950 y 1970, el director de Kiev facturó un cine bien realizado, interesante y, en el mejor sentido, comercial. Anatole quería que sus películas tuviesen aceptación y trabajaba sin descuidar nunca la taquilla, ofreciendo buenos repartos, argumentos atractivos, dirección cuidada, fotografía muy cautivadora y, en general, bandas sonoras acertadas. Todo esto lo puso en práctica en Un abismo entre los dos, filme que estrenó en Francia en diciembre de 1962 y que llegó a Madrid y a Barcelona en marzo y abril de 1963, permaneciendo, con los correspondientes reestrenos, más de nueve meses en cartelera. ¡Un éxito!

Cierto sector de la crítica profesionalizada no es muy amable con este largometraje, pero, en nuestra opinión, la película es notable. Hay muchas y buenas razones para verla. La principal -que no única- es que Litvak consiguió realizar una obra que fusiona con estilo elementos del cine de Hitchcock, del cine negro (el famoso 'polar francés'), del policíaco y del 'thriller'. Además, la peculiar pareja protagonista (un Perkins en su mejor momento y una Loren muy polivalente) funciona de una manera poco convencional, pero efectiva. A esto hay que añadir la hermosa fotografía de Henri Alekan (que se encargó de la de Vacaciones en Roma), los exteriores rodados en París, el toque de glamour que aportan el vestuario (y las propias tiendas) de Guy Laroche y, por último, la música de Mikis Theodorakis y de Jacques Loussier.

El argumento, que fue ideado por André Versini y guionizado por Peter Viertel (La Reina de África, El viejo y el mar) y Hugh Wheeler, capta la atención del espectador desde el principio mismo: Robert Macklin (Perkins) y Lisa Macklin (Loren) son un matrimonio muy mal avenido que reside en París. Él fue militar del ejercito de Estados Unidos y conoció a Lisa en Nápoles. La relación entre los dos está ya a punto de romperse cuando Robert, en viaje de negocios, fallece en el accidente de un vuelo comercial a Casablanca. O eso es lo que piensan todos, porque, unos días después, se presenta en su domicilio de París y explica a su esposa que, aunque hizo ver que tomaba el avión, nunca llegó a embarcar, con la intención de ser declarado oficialmente muerto y cobrar los 120.000 dólares de su seguro de vida. Para ello, Lisa debe realizar todos los trámites y gestiones, mientras él se esconde en el apartamento de la pareja. A cambio, una vez conseguido el dinero, Robert se marchará y dejará libre a su mujer. El fraude de seguros, que él cree tan sencillo, se complica casi desde el principio: la policía sospecha, David Barnes (un amigo del antiguo amante de Lisa) también se da cuenta de que pasa algo extraño. Las precauciones que toma Robert no son suficientes: pese a que permanece oculto, está a punto de ser descubierto en varias ocasiones, hasta que, al final, un niño del vecindario se entera de su terrible secreto. Por su parte, Lisa no soporta la tensión psicológica y empeora cuando se da cuenta que su exigente marido la está utilizando y no pretende cumplir su promesa. El final sorprende por lo inesperado y remata a la perfección una película que no defrauda nunca y que merece ser vista.

Terminamos la reseña mencionando la reedición en DVD: Un abismo entre los dos ha estado disponible en este formato desde hace años. Crest Films se hizo cargo de la edición y distribución del disco, que ofrecía una calidad de imagen sobresaliente. El DVD, que costaba unos 10 euros, se descatalogó pero, casualidades de la vida, nos hemos enterado, al escribir estas líneas, de que está previsto un nuevo lanzamiento para el 28 de junio de 2011. La película estará disponible en las tiendas del ramo. Ojo, eso sí, con el doblaje español: el original de los sesenta es bastante superior a otro más moderno, que no es tan acertado. Recomendamos el primero.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 1 de Junio de 2011 · 07:47 AM

Anterior
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..