Cargando
  12 de Julio de 2006

The Kinks: entrevista a Pete Quaife (parte I)

En mayo de 2002, el equipo de Pop Thing conoció a Pete Quaife, miembro fundador y bajista de Los Kinks. Desde entonces, la relación de amistad se ha mantenido hasta hoy. En 2002, propusimos a Pete que nos respondiera a algunas preguntas. Nuestra intención era hacerle una docena como mucho, pero esa docena de cuestiones se convirtió en 120 preguntas y ocho meses de trabajo. Pete Quaife disfrutó a lo grande y nos contó con pelos y señales toda la historia de Los Kinks, desde sus comienzos en 1961 y 1962 hasta finales de 1964. Mucho de lo que nos contó no ha sido narrado nunca en ningún otro lugar. Hoy, ya en 2006, te ofrecemos un pequeño extracto de aquella entrevista. Ésta es la primera parte, a la que seguirán otras entregas a lo largo de julio y agosto.

1. ¿Qué tal si empezamos hablando de guitarras y bajos? Sabemos que tuviste una Futurama a principios de los 60, años antes de que se formaran Los Kinks, pero imaginamos que ésa no fue la primera ¿no?

Pete Quaife y su Rickenbacker 4001S, en 1966Pete Quaife: no, antes tuve una guitarra acústica que mis padres me regalaron una Navidad. La compraron en Woolworths, creo yo. Era malísima, pero a mí me bastaba. Me sirvió para aprender acordes y para imitar a Duane Eddy y a Los Shadows. Me reunía con mis dos mejores amigos de entonces, que se llamaban Alan Fitzgerald y Trevor 'Nobby' Gardener y tocábamos los tres juntos. La Futurama llegó más tarde. Un día, me acerqué hasta el centro de Londres y la compré. Era mi primera guitarra eléctrica, toda cromada y llena de interruptores, botones y mandos de lo más diversos. Es que entonces yo creía que cuanto mejor aspecto tuviese la guitarra, mejor sería el guitarrista. ¡No podía estar más equivocado, claro! Cuando compré la Futurama, Los Kinks todavía no existían como tales, estábamos comenzando. No la tuve mucho, porque al poco tiempo la cambié por mi primer bajo, un Framus, que usé con Los Kinks en 1963 y parte de 1964.

2. Eso te íbamos a preguntar, Pete. El Framus fue el primero, pero... ¿cómo fueron llegando los otros bajos que tuviste? Fueron varios...

Pete Quaife: antes os cuento lo del Framus. Cambié la Futurama por ese bajo cuando quedó claro que yo iba a ser el bajista del grupo. Como no me podía permitir comprar un estuche, lo tuve que llevar a casa en la mano. Cogí el Metro y luego atravesé Coldfall Woods andando, siempre con el bajo bien agarrado, porque por allí solían rondar todos los gamberros y delicuentes del barrio. El Framus lo usé bastante tiempo, hasta bien entrado 1964. Hay muchas fotos y vídeos de Los Kinks en los que se me puede ver tocándolo. Después del Framus, me compré un bajo Gibson, no un Fender, como mucha gente piensa. El Fender llegó después. La verdad es que el Gibson era muy bueno, pero no tenía el sonido del Framus, le faltaba una especie de 'OOOMPH!' que sí lograba sacarle a mi viejo bajo. Me dije que tenía que probar otro y me decidí por un Fender Jazzmaster, más o menos en verano de 1964, cuando 'You Really Got Me' pegó fuerte. Tampoco me salió bien, pesaba como un muerto. Al final, vi un Rickenbacker 4001S, esto sería en otoño del 64. Había muy pocos en Londres. Lo compré y desde entonces es mi bajo favorito. Me iba como un guante. Hice alguna otra prueba más adelante, en 1966 y 1967. Usé un Danelectro y me gustó. Quise emplearlo en 'Sunny Afternoon', pero Ray Davies decidió que no le gustaba cómo sonaba y se quedó fuera. De todas formas, me sigo quedando con el Rickenbacker. ¡Ah, y siempre usaba amplificadores Vox!

El segundo capítulo de la entrevista, ya está listo.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 12 de Julio de 2006 · 03:53 PM

Anterior
Siguiente
Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..