Cargando
  13 de Octubre de 2012

Monkees: primeros LPs (1966-68)

Los Monkees, verano de 1966. (C) Bruce SallanNo sería nada raro que, después de leer uno de nuestros artículos sobre Los Monkees y Boyce & Hart, más de un lector de Pop Thing haya sentido la necesidad de escuchar otra vez determinadas canciones o un álbum en concreto. En estos casos, siempre es bueno tener muy en cuenta que los discos de Los Monkees llevan más de quince años reeditándose en CD continuadamente, así que ya no es difícil hacerse con ellos. Nada que ver con la situación de mediados de los años ochenta: en aquella época, había que conformarse con un Grandes Éxitos que sacó Arista. ¡Cómo cambian los tiempos!

'Wool Hat' Nesmith y sus chicos grabaron cinco LPs (sí, cinco) entre octubre de 1966 y abril de 1968. Por este orden, esos discos eran The Monkees (1966), More Of The Monkees (1967), Headquarters (1967), Pisces, Aquarius, Capricorn & Jones Ltd (1967) y The Birds, The Bees & The Monkees (1968). Después, y hasta el año 70, llegaron Head y otros tres álbumes, pero casi toda la crítica admite que los cinco primeros son los mejores, sin restar méritos a los posteriores. Desde que, a finales de los ochenta, Rhino Records se hizo con el control del catálogo de Los Monkees, todos los discos mencionados han ido siendo reeditados en compacto. Sin descanso.

Que Rhino haya sido tan prolífica a la hora de reeditar a los PreFab Four supone una ventaja y una desventaja para el fan del grupo: la parte buena es que, como os decíamos más arriba, es muy sencillo hacerse con todo este material; la parte mala es que, con el paso de los años, a las reediciones más antiguas les han sucedido otras más modernas (que aportan las esperadas mejoras de sonido y la adición de temas extra) y ahora conviven casi todas ellas en el mercado. Y, por ejemplo, no es lo mismo escuchar The Monkees o More Of The Monkees en un CD del 96 que en uno de 2010, convenientemente remasterizado y con todo su lustre.

Dicho esto, ¿qué debe tener muy presente el aficionado que quiera hacerse con las mejores reediciones de los LPs, a precios contenidos? Primero, debería olvidarse de los CDs más antiguos, porque el sonido era flojo. Las canciones de Los Monkees se grabaron en varios estudios de Hollywood y Nueva York, bajo la dirección de un regimiento de productores (Boyce y Hart, Jeff Barry, Jack Keller, Neil Sedaka, Goffin & King) y técnicos, lo cual provocó que, en ocasiones, algunos másters originales de finales del 66 y principios del 67 tuviesen un sonido muy mejorable. Los primeros CDs heredaron los problemas, pero los más recientes los han ido solucionando hasta donde es posible hacerlo. Segundo, es mucho mejor procurar comprar los primeros álbumes agrupados en un recopilatorio, y no por separado (excepto si uno está muy interesado en una versión Deluxe de alguno de ellos). El motivo de este consejo es económico: aunque estos compactos no son nada caros, es más barato adquirirlos juntos. Rhino ofrece esta posibilidad, aprovechémosla...

En este sentido, la mejor opción que Rhino tiene a la venta en 2012 es The Monkees. The Original Album Series, un 'pack' con los cinco primeros LPs del grupo, que cuesta sólo 11 euros y que se puso en las tiendas en 2010. El diseño y la presentación son muy básicos: los compactos van alojados en unas fundas de cartón que reproducen las portadas originales de los discos de vinilo; a su vez, estos cinco CDs se guardan en una cajita (también de cartón). No hay libreto, no hay anotaciones, tampoco hay información ni fotografías. Lo que sí hay es una remasterización en condiciones que saca lo mejor de cada LP: la claridad del sonido estéreo es tal que permite apreciar detalles que antes pasaban desapercibidos, sin que el dinamismo ni la solidez de las grabaciones se vean alterados. Y, además, cada disco compacto incluye entre tres y seis temas extra: versiones alternativas o primerizas, maquetas y mezclas descartadas. ¿No es una ganga en toda regla?

Extra Bonus Info: una bonita historia acompaña a la foto que ilustra este artículo. La encontramos por casualidad, es prácticamente inédita. Su autor es Bruce Sallan. En junio de 1966, Bruce tenía doce años y residía en Los Ángeles. Una tarde, pedaleando en su bicicleta, de camino a The Frigate (su tienda de discos favorita), vio aparcado un Pontiac GTO de color rojo, muy customizado. Se paró a admirarlo: él no lo sabía entonces, pero estaba viendo el primer Monkeemobile creado por Dean Jeffries. El chaval, asombrado, también observó que, de un local cercano, salía música. Se aproximó y descubrió a Los Monkees, que estaban ensayando y haciéndose fotos promocionales para el lanzamiento de su serie de televisión. Eso sería dos meses más tarde, en septiembre. En junio de 1966, casi nadie que no estuviese vinculado a Screen Gems o Raybert había visto en persona al cuarteto. Mike, Micky, Peter y Davy saludaron al intruso, le contaron que iban a estrenar una serie y hasta le permitieron que volviese a su casa, cogiese su Kodak Instamatic y regresase para hacerles unas fotografías. Una de ellas es la que hemos utilizado aquí, con el correspondiente permiso de Mr. Sallan. La histórica instantánea nos permite ver a unos Monkees desconocidos, anónimos, ajenos todavía a la fama que tendrían en cuestión de semanas. Si te apetece, visita Boomer Tech Talk, el blog en el que, en 2011, Bruce publicó por vez primera este documento tan interesante.

Actualización del 17 de octubre de 2012: cuando pedimos a Bruce Sallan que nos autorizase a usar sus fotografías, también le pedimos que hiciese un esfuerzo y que tratase de recordar algo más de aquella tarde de verano. Prometió mandarnos algo por escrito, y lo hizo hace unos días. Esto es lo que nos contó:

"Recuerdo que iba en mi bici, en mi Schwinn Continental, a The Frigate, que era la tienda de discos de mi zona. En casa, escuchaba la KHJ en mi preciada radio Hitachi de transistores. Cada semana, me acercaba a The Frigate para leer el Top 40 de la KHJ y comprobar qué canciones conocía ya y qué discos quería comprar. Por cierto, mi Continental no era la versión normal, la había mejorado pintándola de un color naranja dorado y también le había puesto quince marchas (venía con diez), un asiento alargado de color blanco y unos manillares que se inclinaban hacia abajo para que yo pudiese pedalear más erguido. Era una bici genial… pero no tanto como el coche que me encontré aparcado en 3rd Street, a una manzana de la tienda. ¡Luego supe que era el Monkeemobile! ¡Y yo lo había visto primero! El resto ya lo sabéis, yo era un chaval de doce años muy curioso, aparqué mi bicicleta al lado del automóvil, vi una puerta abierta, asomé la cabeza… y allí estaban Los Monkees".

Qué curioso es que Bruce tuviese un encuentro tan temprano con el mundo de la tele, porque, unos años después, tras graduarse en la Universidad de California, se convirtió en productor televisivo y en uno de los vicepresidente de la cadena ABC. Sallan se dedica hoy a ser padre a tiempo completo y publica una columna sobre temas familiares en casi un centenar de periódicos estadounidenses. Por supuesto, también tiene una web (A Dad's Point Of View) dedicada a todos estos temas.

Escrito por Equipo de Pop Thing el 13 de Octubre de 2012 · 07:33 AM

Anterior
Siguiente

ARCHIVO NOTICIAS

¿Te has perdido alguna noticia de Pop Thing? Aquí agrupamos todas las notas que hemos escrito a lo largo del tiempo:

Cerrar Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..